Importancia de realizar un testamento

El testamento no es más que la facultad que tiene una persona de disponer en vida de la repartición  de sus bienes, repartición que se realizara después de que muera el testador. Mientras la persona que haya hecho el testamento viva puede modificarlo cuantas veces quiera; esta figura jurídica se encuentra consagrada en el artículo 1055 del código civil.

Al respecto la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil y Agraria en su sentencia de 2 de abril de 2003, expediente 7353 se refiere de la siguiente manera:

“El negocio testamentario, instrumento publico de origen o convertido en tal por acto de la justicia, se ofrece dentro de un halo de seguridad, propicio a su ejecución inmediata, desestimable únicamente por el éxito de impugnación con  fundamento en motivo calificado, valedero y cierto. Por sus condiciones de acto indefendible e inimpugnable por su único autor, la carta testamentaria ha sido rodeada por el legislador de un gran número de requisitos que son de su esencia de manera que aquel testamento en que se omitiere cualquiera de las solemnidades a que debe sujetarse, no tendrá valor alguno”

La Corte Suprema de Justicia en esta sentencia lo que hace es ratificar el contenido del artículo 1055 cuando se refiere a que el testamento es un acto más o menos solemne. La importancia que radica en el testamento es que podemos disponer cumpliendo las formalidades establecidas por le ley de la repartición de nuestro bienes después de nuestro días; además podemos otorgar cualquiera de los testamentos que la ley señala según la circunstancia en que nos encontremos, por ejemplo, se puede otorgar un testamento cerrado que es aquel que se otorga ante notario y cinco testigos.

Otra de las facultades que otorga la celebración  del testamento,  es que puede ser revocado cuantas veces quiera el testador, también se puede favorecer con la cuarta de mejoras a los descendientes, es decir, hijos, nietos, etc.

El testamento es un acto unilateral, es decir, que debe ser celebrado por una sola persona, es un acto indelegable, por lo tanto no se puede constituir mandato para que el apoderado de una persona haga el testamento por su mandante, debido a la indelegabilidad de dicho acto. Además la persona que realice un testamento debe ser hábil, no son hábiles para testar: los impúberes, el que se hallare bajo interdicción, el que no estuviere en su sano juicio por embriaguez u otra causa, todo el que de palabra o por escrito no pudiere expresar su voluntad claramente; así lo expresa el artículo 1061 del código civil.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.