Impuesto de normalización tributaria, beneficio del artículo 39 de la ley 1739 de 2014 sólo es aplicable para renta y CREE

Es bien sabido que el impuesto de normalización tributaria (complementario del impuesto a la riqueza) fue creado por el artículo 35 de la ley 1739 de 2014, y que recientemente fue ratificada su constitucionalidad mediante Sentencia C-551 de agosto de 2015; a propósito de ello, es oportuno precisar la aplicación del beneficio contenido en el artículo 39 de esa misma ley.

Para la pretendida reflexión, conviene el interrogantes de:

 ¿"si un contribuyente se acoge a la posibilidad de acogerse a la NORMALIZACIÓN TRIBUTARIA (Ley 1739/2014) en el año 2015 en el rubro de inventarios de mercancías dejados de declarar en ejercicios gravables anteriores, debe por ello corregir las declaraciones de IVA, RETENCIÓN e INFORMACIÓN EXÓGENA de los años 2014, 2013 y 2012”.  Concepto 24905 de agosto de 2015 

En ese sentido, es de recordar que conforme al artículo 35 de la ley 1739 de 2014 se crea:

“por los años 2015, 2016 y 2017 el impuesto complementario de normalización tributaria como un impuesto complementario al Impuesto a la Riqueza, el cual estará a cargo de los contribuyentes del Impuesto a la Riqueza y los declarantes voluntarios de dicho impuesto a los que se refiere el artículo 298-7 del Estatuto Tributario que tengan activos omitidos. Este impuesto complementario se declarará, liquidará y pagará en la declaración del Impuesto a la Riqueza”.

En ese orden, y para el entendimiento del cuestionamiento planteado, es imperativo acudir a lo dispuesto en el artículo 39 de la citada ley, y en el entendido que:

“no habrá lugar a la comparación patrimonial ni a renta líquida gravable por concepto de declaración de activos omitidos. Los activos del contribuyente que sean objeto del impuesto complementario de normalización tributaria deberán incluirse para efectos patrimoniales en la declaración del Impuesto sobre la Renta y Complementarios y del Impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE) del año gravable en que se declare el impuesto complementario de normalización tributaria y de los años siguientes cuando haya lugar a ello y dejarán de considerarse activos omitidos. El incremento patrimonial que pueda generarse por concepto de lo dispuesto en esta norma no dará lugar a la determinación de renta gravable por el sistema de comparación patrimonial, ni generará renta líquida gravable por activos omitidos en el año en que se declaren ni en los años anteriores respecto de las declaraciones del Impuesto sobre la Renta y Complementarios y del Impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE). Esta inclusión no generará sanción alguna en el impuesto sobre la renta y complementarios. Tampoco afectará la determinación del impuesto a la riqueza de los períodos gravables anteriores”.  (Resaltado por fuera del texto)

Del referente anterior, resulta claro el importante beneficio de la no tipificación de comparación patrimonial para los sujetos que decidan normalizar sus activos omitidos y/o sus pasivos inexistentes; pero también, es de inferir que el consagrado tratamiento preferente únicamente surte efectos para el impuesto sobre la renta y para el impuesto CREE.

Es decir, y como lo afirma la DIAN:

“(…)  la norma trae un beneficio en lo relativo a Impuesto sobre la Renta y Complementarios, y para el Impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE), pero no para los demás impuestos, ni a las obligaciones que están a cargo de los contribuyentes. Por tal motivo, estima esta Subdirección, que se deben ajustar los demás denuncios tributarios a que haya lugar, en los casos en que se opte por el impuesto de Normalización Tributaria. Es importante destacar, que al ser un beneficio lo consagrado en el transcrito art. 39, no es posible extender sus efectos, debido a que aquellos se encuentran cubiertos por el Principio de Reserva de Ley”.  Concepto 24905 de agosto de 2015

 Finalmente, siendo expreso el artículo 39 (de la ley 1739 de 2014) en clarificar que el beneficio fiscal en él contenido sólo es predicable respecto de los impuesto de renta y CREE, no puede hacerse extensivo ese efecto preferente a otros tributos; y siendo así, corresponderá al responsable, por los demás impuestos, realizar los ajustes pertinentes a sus respectivas declaraciones tributarias.

Si bien, el manifestado concluir pudiese parecer desalentador al momento de optar por la normalización, no ha de desconocer la severidad de exigencia económica contendida en el artículo 239-1 del E.T., la cual seguirá siendo protagónica en la toma de la decisión definitiva.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.