Impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles ¿sobre la enajenación o sobre el bien?

Por 13 febrero, 2019

El artículo 21 de la ley de financiamiento contempló un nuevo impuesto al consumo de bienes inmuebles. Recordemos que antes, algunos inmuebles tenían IVA.

Esa antigua medida fue derogada, y hoy tenemos impuesto al consumo cuando la enajenación supere los 26.800 UVT, ($918.436.000 año 2019), al cuales se le aplica una tarifa del 2%.

El artículo señala:

«Artículo 21. Adiciónese el artículo 512-22 al Estatuto Tributario, el cual quedará así:

Artículo 512-22. Impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles. El impuesto nacional al consumo tiene como hecho generador la enajenación, a cualquier título, de bienes inmuebles diferentes a predios rurales destinados a actividades agropecuarias, nuevos o usados, cuyo valor supere las 26.800 UVT, incluidas las realizadas mediante las cesiones de derechos fiduciarios o fondos que no coticen en bolsa.

El responsable del impuesto es el vendedor o cedente de los bienes inmuebles sujetos al impuesto nacional al consumo. El impuesto será recaudado en su totalidad mediante el mecanismo de retención en la fuente. La retención aquí prevista deberá cancelarse previamente a la enajenación del bien inmueble, y presentar comprobante de pago ante el notario o administrador de la fiducia, fondo de capital privado o fondo de inversión colectiva.

La tarifa aplicable será del dos por ciento (2%) sobre la totalidad del precio de venta.

Parágrafo 1°Este impuesto, cuya causación es instantánea, no podrá tratarse como impuesto descontable, ni como gasto deducible, pero hará parte del costo del inmueble para el comprador.

Parágrafo 2°Para efectos de este artículo, se entienden por actividades agropecuarias aquellas señaladas en la Clasificación Industrial Internacional Uniforme (CIIU), Sección A, división 01, adoptada en Colombia mediante Resolución de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN).

Parágrafo 3°El impuesto consagrado en el presente artículo no será aplicable a las enajenaciones, a cualquier título, de predios destinados a la ejecución de proyectos de vivienda de interés social y/o prioritario.

Parágrafo 4°Quedan exentos de la tarifa aplicable señalada en presente artículo todos aquellos bienes que se adquieran a cualquier título destinados para equipamientos colectivos de interés público social. Siempre y cuando el comprador sea una entidad estatal o una entidad sin ánimo de lucro que cumpla los requisitos para tener derecho al régimen tributario especial y que el bien se dedique y utilice exclusivamente a los proyectos sociales y actividades meritorias.» (Subrayado propio)

Ahora bien, surge la inquietud si las 26.800 UVT a que hace referencia la norma versa sobre el valor de la enajenación o versa sobre el valor total del bien inmueble.

Para mayor precisión, veamos nuevamente que dice la norma:

Artículo 512-22. Impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles. El impuesto nacional al consumo tiene como hecho generador la enajenación, a cualquier título, de bienes inmuebles diferentes a predios rurales destinados a actividades agropecuarias, nuevos o usados, cuyo valor supere las 26.800 UVT, incluidas las realizadas mediante las cesiones de derechos fiduciarios o fondos que no coticen en bolsa.

Cuando la norma dice “cuyo valor” ¿debe entenderse la referencia al valor del inmueble o al valor de la enajenación?

La importancia de dirimir esta cuestión puede verse en el siguiente ejemplo. Una persona A tiene un inmueble que valor 1.500 millones de pesos, y vende el 50% del bien, haciéndose una escritura pública por valor de 750 millones ¿debe pagarse el impuesto al consumo de bienes inmuebles? Si la referencia de valor de hace respecto del bien, claramente sí, entre tanto que si la referencia hace referencia a la enajenación no hay lugar a aplicar el impuesto nacional al consumo de inmuebles, toda vez que no supera el tope de los 26.800 UVT.

Pues bien, el proyecto de decreto que se encuentra disponible en la página del ministerio de hacienda, deja claro este tema cuando dispone:

«El impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles se aplicará sobre la totalidad del precio de venta del inmueble incluido en la escritura pública de enajenación a cualquier título o la totalidad del valor incluido en el contrato de cesión de los derechos fiduciarios o participaciones en los fondos que no cotizan en bolsa, según lo establecido en el artículo 512-22 del Estatuto Tributario.»

Así las cosas, nada impide que se puedan efectuar ventas parciales de bienes, en escrituras públicas diferentes, lo que en la práctica conllevaría a la no realización del hecho generador del impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles.

¿Usted qué opina?

Conozca sus obligaciones tributarias y las consecuencias por no cumplirlas con nuestro Procedimiento tributario.

Temas relacionados

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Andrés Dice:

    Muy buen análisis y estaría de acuerdo. Algunos lectores podrán pensar: “creada la ley, creada la trampa”… pero acá, el proyecto de decreto es por parte del ministerio, por lo que no se crea una trampa.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión?