Impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas, aspectos adicionales

Gran acogida ha tenido algunos de los comentarios que efectuamos respecto del impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas. La medida ha sido polémica dejando espacio al debate, sin perjuicio de que el objetivo (así no sea muy claro) sea contribuir a la mejora del medio ambiente. El objetivo de este escrito, no es otro que comentar algunos aspectos adicionales que quedaron por fuera del anterior escrito.

Lo primero que queremos llamar la atención, es que los responsables del régimen común del IVA, si pueden cobrar por la bolsas. Lo que vale $20 es solamente el impuesto, y la misma ley ha dejado claro que la bolsas puede se entregada de forma gratuita u onerosa,  y en todo caso se realiza el hecho generador por bolsa.

Otro aspecto, que se debe dejar claro, es que no importa el tamaño de la bolsa, el impuesto se casusa por cada bolsa plástica, sin distingo alguno sobre sus medidas. Sobre este punto, discutiendo la medida con un tributarista de Bucaramanga, podríamos señalar que en principio este impuesto no posea una cuantía económica que determine la base gravable. Sin embargo, Dino Jarach (1982) deja claro que la medición puede darse en un aspecto material y cuantitativo, que en este caso el aspecto material genérico sería la bolsa plástica en su unidad. La doctrina nacional los ha llamado tributos de cuota fija (Insignares, 2015). Lo anterior, hace que difícilmente la Corte llegue a estudiar este impuesto por no considerar base gravable.

El aspecto más discutible tiene que ver con lo que debe considerarse pre-empaque, ya que el artículo 512-16 ET señala que las bolsas que sean utilizadas como material de empaque de los productos pre-empacados no están sujetas al impuesto. La DIAN ha tomado como ejemplo las bolsas transparente de las frutas. Sin embargo, algunos considerar que esas bolsas hacen referencia otro tipo de bolsas, como por ejemplo donde viene empacado el arroz, los frijoles. No es claro, que debe entenderse por bolsas que sean material de empaque para productos pre-empacados. Pues bien pudiera alguien usar esas bolsas de las verduras para empacar todo el mercado, y no usar las que dan en caja.

El aspecto espacial en el impuesto no es claro, algunos señalan que se da única y exclusivamente si se entrega dentro del establecimiento de comercio, como si fuera la jurisdicción por llamarlo de alguna manera, que en consecuencia cualquier entrega por fuera del establecimiento, no generaría el impuesto. Sin embargo, al leer detenidamente el artículo 512-15 ET se  observa que la única referencia al establecimiento de comercio, se da en función de la finalidad, es decir la destinación o uso que se le pretende dar a la bolsa, mas no como determinador del elemento espacial del hecho generador. Sin perjuicio de que alguien decida compras productos en el establecimiento A, y solicitar una bolsa en el establecimiento B y no se genere el impuesto.

Un aspecto final a considerar es “las vueltas o las devueltas” del impuesto, pues al ser solo $20, genera distorsión en el precio. Pues bien, es responsabilidad del responsable del impuesto de tener monedas de baja denominación para poder suministrar el cambio correcto, o en su defecto aproximar de forma descendente. Un caso particular ocurrió, esta semana, pues algún familiar al ver que se le iba a cobrar la bolsa plástica, optó por pagarla con un billete de $100.000, ante lo cual el cajero no tuvo otra alternativa que prácticamente donar la bolsa, y asumir el impuesto o evadirlo.

¿Se puede incluir en el precio del producto el impuesto? Algunos almacenes de ropa han optado por simplemente ya desde el precio de cada prenda incluir el impuesto a las bolsas plásticas, lo cual si bien no está mal comercialmente, ya que evita discusiones en caja, si puede traer problemas de hecho generador y de base gravable, pues puede que el cliente no decida llevar la bolsa plástica e igualmente se facturará, o puede que lleve dos prendas en una sola bolsa, en ese caso de estaría facturando dos bolsas. Lo cual constituye un despropósito tanto para la finalidad del impuesto como una pérdida de dinero para la compañía.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Jaime Gutierrez Perdomo dice:

    La norma habla de cobrar 20 pesos por cada bolsa, como una persona que paga en efectivo se le puede cobrar una bolsa de 20 pesos, Esa denominacion de nonedas no se maneja desde hace mas de 20 años que yo recuerde es mas en los programas de cartera se maneja el redondel de cifras al 50 o al 100, como hacen para cobrar 20 pesos.
    O sera que el cliente debera llevar 5 bolsas plasticas para no perder los vueltos, o se los coje el supermercado o el almacen.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.