Ante el incumplimiento de un contrato, si no puedo conseguir que se cumpla puedo solicitar su resolución

Por

Cuando se firma un contrato y una de las partes no lo cumple, la parte que cumplió o que se allanó a cumplir puede exigir a su discreción una de dos cosas: el cumplimiento del contrato o la resolución del mismo.

Es decir que la parte cumplida, según su interés particular y según su conveniencia, puede demandar a la parte incumplida para que cumpla con el contrato, o si lo prefiere, pue  demandarla para que el juez declare la resolución del contrato como bien lo señala el artículo 1930 del código civil colombiano.

Ahora, puede suceder que la parte cumplida al optar por una de las dos posibilidades fracase en su propósito, y en tal caso puede entonces hacer uso del otro camino.

Es decir que si el demandante optó por exigir el cumplimiento del contrato y no  lo consiguió, entonces puede exigir la resolución del mismo con las consecuencias que de ello se deriva, pues una acción no impide la otra.

Así lo señaló sala civil de la corte suprema de justicia en sentencia SC11287 - 2016 (agosto 17) con ponencia del magistrado Ariel Salazar:

«La primera conclusión se deduce de la posibilidad de ejercitar la acción resolutoria, incluso, cuando ya se ha solicitado el cumplimiento de la obligación y éste ha fracasado: «Lo que quiere decir el artículo 1930 del Código Civil, en relación con el 1546 de allí, es que el acreedor no puede ocurrir simultáneamente a dos remedios que se excluyen, y que una vez que haya prosperado uno de los remedios elegidos, queda el otro eliminado; pero en ningún caso puede entenderse la disposición en el sentido de que intentada sin éxito cualquiera de las acciones concedidas al acreedor para hacer efectivo su derecho, no pueda hacer uso de la otra en subsidio, como defensa contra el incumplimiento del deudor». (CSJ, SC 29 de mayo 1940. G.J. XLIX, 315)

Las acciones de cumplimiento y de resolución contractual previstas en los artículos 1546 y 1930 del Código Civil, y 870 del estatuto de los comerciantes, no son actos de escogimiento definitivo y único (optio único acto consumitur), porque el ejercicio de una no excluye la posibilidad de que el acreedor solicite posteriormente la declaración de la otra.»

Por ejemplo, si usted vende su casa y el comprador luego de haberse otorgado la escritura pública  no termina de pagarla, usted puede demandar el cumplimiento del contrato, cumplimiento que consiste en que le paguen la totalidad del valor acordado, y si no lo consigue por la razón que sea, entonces puede exigir la resolución del contrato de compraventa, para que todo sea restituido al estado anterior del negocio, pudiendo usted recuperar su casa, al tiempo que usted reintegra al comprador o que él le haya pagado.

Sería absurdo que no se pudiera ni lo uno ni lo otro: que no le paguen la casa y que tampoco se la devuelvan, aunque casos se han dado, pero no porque la ley lo permita, sino por circunstancia particulares de cada caso, y sobre todo por errores cometidos por el demandante durante el proceso, o porque el demandado es amigo de algún juez o magistrado de una alta corte.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.