Indemnización moratoria e indemnización por la no consignación de las cesantías

Por   17/11/2017

¿Puede el juez condenar al empleador al pago de la indemnización por la no consignación de la cesantía y absolverlo de la indemnización moratoria del art. 65 del C.S.T.?  

Una lectora nos ha escrito formulándonos la siguiente consulta: 

«Comedidamente les pido el favor de orientarme sobre la forma de resolver la siguiente inquietud:

 ¿Qué pasa si un juez condena al empleador al pago de la indemnización moratoria por la no consignación de las cesantías (art 99 de la ley 50 de 1990) y lo absuelve del pago de la indemnización moratoria del artículo  65 C.S.T?. ¿Cómo se haría la liquidación a la fecha de hoy (31 de oct. 2017)? Lo anterior lo pregunto porque aunque es claro que las dos indemnizaciones no corren simultáneamente, no es claro cómo corre sola la moratoria del pago de cesantías.»

Empecemos por precisar que para que un juez condene al empleador al pago de la indemnización derivada de la no consignación de la cesantía, es indispensable que se haya establecido en el proceso que el empleador no estuvo asistido de razones válidas que justificaran su omisión. Es decir se requiere que el empleador no haya obrado de buena fe.

Y lo propio se predica de la indemnización moratoria de que trata el artículo 65 del C. S. del T., que procede en los casos en que el empleador se abstiene de pagar al trabajador a la terminación del contrato de trabajo los salarios y las prestaciones sociales adeudadas.

En conclusión, las dos indemnizaciones solo pueden darse en presencia de mala fe del empleador.

Partiendo de esa premisa, la jurisprudencia ha adoctrinado, desde muy temprano,  que la condena al pago de dichas indemnizaciones no procede de manera automática, lo que significa que no basta con que haya habido incumplimiento del empleador para que obren tales indemnizaciones, sino que el juez debe evaluar a fondo el comportamiento observado por el empresario, a efectos de establecer si en esas omisiones  hubo o no buena fe de su parte.
Entonces, si la conducta del empleador no estuvo asistida de buenas razones y los incumplimientos se mantienen, es de esperar que el juez condene al empleador al pago de ambas indemnizaciones pues las dos comparten su mala fe.

Conviene precisar que la indemnización por la no consignación de las cesantías corre únicamente durante la vigencia del contrato de trabajo, vale decir, desde el momento en que el empleador debió realizar su consignación y no lo hizo, y hasta la terminación del contrato de trabajo. Al llegar a ese momento, la causación de la indemnización se detiene en forma definitiva.

Por su parte, la indemnización moratoria del Art. 65 del C.S. del T. corre a partir de la fecha en que termina el contrato y va hasta cuando el empleador cancele la totalidad de los salarios y las prestaciones sociales adeudadas, pues los demás conceptos laborales no dan lugar a dicha indemnización. Es de aclarar que si bien la dotación de calzado y ropa de labor es una prestación social, su no entrega no da lugar a la indemnización en comento.

Ahora bien, para avanzar en el desarrollo del tema vamos a tomar como materia de análisis la siguiente hipótesis:

Durante la vigencia del contrato de trabajo el empleador no consignó las cesantías, y tampoco las pagó al finalizar la relación laboral.

Frente a esa situación se tiene:

  • Si hecha la valoración de rigor el juez encuentra que en ambas omisiones el empleador obró de manera descuidada, negligente, o maliciosa, procede la condena al pago de las dos indemnizaciones.
  • Si concluye que en ambos casos el empleador obró asistido de razones válidas, o sea sin temeridad ni mala fe, procede la absolución para el empleador demandado.
  • Si el juez concluye que la no consignación de las cesantías se debió a error excusable del empleador, como por ejemplo, la profunda convicción que lo acompañaba de que la relación con el trabajador era de carácter civil, o sea, que no existía contrato de trabajo, muy seguramente absolverá al empresario de la respectiva indemnización.
  • Pero, si por el contrario, encuentra el juez que al finalizar el contrato de trabajo ya había desaparecido para el empleador ese razonable desconocimiento, y por el contrario estaba claro para él que se trataba de un contrato de trabajo, lo procedente en este caso es que condene al empleador al pago de la indemnización del Art. 65.

Si confluyen las dos últimas situaciones, lo esperable es que el juez por una parte absuelva al empleador y por otra lo condene. También puede darse el caso contrario: que lo condene por la no consignación de la cesantía y lo absuelva de la moratoria del art. 65.

En conclusión, no es desatinado imaginar un caso en el que sólo haya habido mala fe del empleador en cuanto a la no consignación de las cesantías y buena fe en la omisión del pago de las prestaciones sociales al momento de terminar el contrato de trabajo. Un ejemplo de tal situación podría ser el siguiente:

Imaginémonos que el empleador no consignó las cesantías por olvido, negligencia, etc., y dejó el pago de las mismas para cuando terminara el contrato de trabajo, o sea que su intención no era escamotearle ese derecho al trabajador. Sin embargo, no pudo cumplir ese propósito porque al momento de disponerse a realizar el pago, un hecho de fuerza mayor o caso fortuito se lo impidió, como por ejemplo, la empresa fue objeto de un asalto y los delincuentes se llevaron el dinero con el que se iba a atender la obligación, o la empresa sufrió un incendio y se quemó el dinero, etc., los ejemplos lucen extremos, pero son posibles. (Además no son nuestros sino de la doctrina).

Ante una situación de esta naturaleza, es posible que el juez condene al empleador al pago de la indemnización del art. 99 y lo absuelva del pago de la indemnización moratoria del art.65. En la primera situación hubo mala fe del empleador, en la segunda no.

Para terminar, en el caso concreto planteado por la lectora, la indemnización objeto de condena correría hasta la terminación del contrato de trabajo.  Y como no hay condena por indemnización moratoria (art. 65), muy seguramente el juez ordenaría el pago de la indexación o de intereses moratorios (liquidados sobre el monto total de la indemnización objeto de condena),  todo de conformidad con lo que se haya solicitado en la demanda.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Aldemar dice:

    Buenos días agradecido por compartirnos todos sus conocimientos en materia juridica, les pido el favor me colaboren informandome que valores cancelados me deben tener en cuenta para el reconocimiento de la Pension de Jubilación,teniendo en cuenta que soy funcionario publico del orden territorial, ingrese el 1/05/1980 y naci el 06/10/1957 correspondiendome el régimen de trasición.
    De la misma manera les informo que mis emulumentos salariales mensuales son (Sueldo Basico y Prima Técnica Por estudios, las otras primas que se reciben segun el tiempo como son Prima de Servicios, Bonificación por Servicios, Prima de Vacaciones, Prima de Navidad

  2. Jratón dice:

    Tengo la siguiente duda, estoy incapacitado hasta el 1 de diciembre, pero el contrato por labor contratada va hasta el 30 de noviembre,la empresa me envia la notificación de la terminación de contrato debo firmarla o que debo hacer?

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Pude recibir la carta y firmar la constancia de recibida, eso no lo perjudica en nada. Lo que ocurre es que estando incapacitado no puede ser desvinculado de la empresa. También depende de la lesión o enfermedad que le ocasionó la incapacidad pues no se puede descartar que el médico prorrogue la incapacidad, o que le queden secuelas que disminuyan su capacidad laboral, en fin, el tema no se puede despachar sin contar con mayores elementos de juicio y la información que usted nos suministra es suficiente.

      Saludos,

  3. Alonso Riobó Rubio dice:

    Corrijo: la información que usted nos suministra es insuficiente.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.