Corte Constitucional reitera que la indexación de la primera mesada aplica para las pensiones reconocidas antes y después de la Constitución de 1991

Como es bien sabido, indexar significa actualizar, traer a valor presente una suma determinada. Dado que por causa de la inflación la moneda disminuye permanentemente su poder adquisitivo, el pago tardío de los salarios y las prestaciones sociales obligan al deudor a tener que satisfacer esa obligación  con base en el valor que tenga el crédito al momento de efectuarse su pago, y no del que tenía cuando se originó la obligación. Y eso, claro está, aplica también para el caso de las pensiones.

Resulta que no todo el mundo se retira de su actividad laboral habiendo cumplido ya los requisitos de edad y tiempo de servicios o semanas cotizadas, pues también hay quienes lo hacen al completar el último de esos requisitos (tiempo de servicios o volumen de semanas cotizadas) y quedan a la espera de cumplir la edad para proceder entonces a reclamar la pensión.

Pues bien, como a veces ese tiempo de espera es largo, cuando se va a liquidar la pensión la base de cálculo muestra unas cifras totalmente desactualizadas que imponen su indexación. Imaginémonos el caso de un trabajador que se retiró en octubre de 2005 y completó la edad en agosto de 2017. Asumamos igualmente que al retirarse, el trabajador devengaba un salario de $ 763.000,  equivalente a dos salarios mínimos de la época. Si para liquidar la pensión el empleador o el fondo, según el caso,  tomara esa base tal cual, es claro que el valor de la pensión quedaría muy por debajo de los dos salarios mínimos de hoy ($ 1.475.434), lo cual sería injusto e ilegal.

No obstante lo aberrante que lucía dicho procedimiento, ese fue el que durante mucho tiempo se utilizó por parte del ISS y de  los empleadores que tenían a su cargo el pago de las pensiones, en aquellos casos en que el trabajador dejaba de cotizar o se retiraba de la empresa o de la entidad oficial después de haber cotizado el número de semanas requerido o con el tiempo de servicios cumplido pero antes de completar la edad. Claro está que si el valor de la pensión resultaba inferior al salario  mínimo,  se hacía la nivelación correspondiente.

Fue después de expedida la Constitución de 1991 que los máximos órganos de la justicia Colombiana empezaron a elaborar jurisprudencia sobre la obligación de indexar la primera mesada pensional y  la base de  liquidación.

Aunque durante algún tiempo la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia mantuvo su posición de que la indexación de la primera mesada pensional sólo procedía para las pensiones reconocidas después de expedida la Constitución de 1991, luego cambió su doctrina y actualmente hay unanimidad de las Cortes en cuanto a que la indexación en comento procede no sólo para las pensiones reconocidas después de la entrada en vigencia de la Constitución, sino también para las reconocidas antes de su expedición y sin consideración a su origen, o sea que aplica para las pensiones legales, las convencionales, etc.

Así por ejemplo,  recientemente la Corte Constitucional señaló lo siguiente en la Sentencia T-179 A de 2017:

«La jurisprudencia constitucional ha reiterado que la actualización de la mesada pensional aplica a todas las pensiones, esto es, a la pensión de vejez, invalidez y sobrevivientes, así como a sus beneficiarios sin hacer distinción alguna entre las pensiones causadas (i) con anterioridad a la Constitución, (ii) con posterioridad a la Constitución y antes de la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993 y (iii) después de la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993, puesto que el fenómeno de la inflación y de la pérdida del poder adquisitivo de la moneda afecta a todos los tipos de pensiones por igual.»

Conozca sus derechos laborales como trabajador o empleador: Guía Laboral 2017.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.