Ingresos a considerar en la determinación de la categoría tributaria

Existen a grandes rasgos tres categorías tributarias aplicables a las personas naturales, empleados, trabajadores por cuenta propia y otros. En el caso de las dos primeras categorías (empleados y trabajadores por cuenta propia) las normas aplicables hacen referencia al cumplimiento de una proporción mínima del 80% para pertenecer a dichas categorías. En el caso de la categoría de otros, se llega de forma residual o por expresa disposición de la ley.

Ahora bien, en vista de que muchos contribuyentes pretendían hacerle el quite el gobierno en el decreto reglamentario 3032 de 2013 optó por incluir una norma antielusión. En ese sentido el artículo 4 ibídem señala:

Artículo 4°. Ingresos a considerar para la clasificación. Para efectos de calcular los límites porcentuales establecidos en el artículo 329 del Estatuto Tributario y efectuar la clasificación en las categorías de contribuyentes a las que se refiere el presente decreto, no se tendrán en cuenta las rentas sometidas al régimen del impuesto complementario de ganancias ocasionales, ni las provenientes de enajenación de activos fijos poseídos por menos de dos (2) años.

Tampoco se tendrán en cuenta para establecer los límites de dichos montos los retiros parciales o totales de los aportes voluntarios a Fondos de Pensiones y de ahorros en las cuentas para el fomento de la construcción “AFC”, siempre y cuando correspondan a ingresos que se hayan percibido y destinado en un periodo o periodos fiscales distintos al periodo fiscal en el cual se efectúa el retiro del Fondo o cuenta, según corresponda.” (…) 

Es decir, que una persona que tenga ingresos recibidos como asalariado de un 70% sobre el total de ingresos y haya vendido un activo fijo que represente el 30% del total de ingresos, a primera vista no sería considerado empleado por no cumple con mínimo el 80%.

Sin embargo, lo que hace la norma citada, es precisamente impedir que la persona se salga de la categoría de empleado, y en esa media a la luz de la norma sería considerado empleado en un 100%, sin perjuicio de detraer el costo fiscal del activo fijo.

Igual situación se predica de los trabajadores por cuenta propia, pues la norma no hace distinción alguna de categoría sino que remite al artículo 329 del estatuto tributario, y en caso de duda, continua diciendo que es para efectos de “las categorías tributarias”.

Por lo tanto, así una persona se gane la lotería (ganancia ocasional) dichos ingresos no se tendrán en cuenta para el computo de la proporción, pues expresamente el artículo 4 del decreto 3032 de 2013 excluye las ganancias ocasionales.

Finalmente, el decreto señala que dichos ingresos no se computan “en los límites porcentuales”, lo que conlleva a que cualquier interpretación de que solo son aplicables al 80% y no al 20% carezca de fundamento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.