Intereses sobre las cesantías cuando el trabajador se retira pero la empresa no le liquida las cesantías

Debido a una inquietud planteada por un lector, nos pusimos en el trabajo de reflexionar sobre lo que sucede con los intereses sobre cesantías cuando el trabajador se retira pero el empleador no le liquida las cesantías y por consiguiente ni se las paga ni se las consigna en el fondo de cesantías, de modo que se las queda debiendo.

Resulta oportuno recordar que existe una sanción por no pagar la liquidación al trabajador cuando se termina el contrato de trabajo, pero el asunto que nos ocupa puede ser diferente por corresponder a una obligación puntual con respecto a los intereses sobre cesantías.

Supongamos que el trabajador laboró desde el primero de enero hasta el 30 de junio, pero la empresa no le liquidó ni le pagó las cesantías, de manera que aún las debe a 31 de diciembre.

¿Debe liquidar los intereses sobre las cesantías hasta el 31 de diciembre o únicamente hasta el 30 de junio?

Respecto a los intereses sobre cesantías dice el numeral 2 del artículo 99 de la ley 50 de 1990:

El empleador cancelará al trabajador los intereses legales del 12% anual o proporcionales por fracción, en los términos de las normas vigentes sobre el régimen tradicional de cesantía, con respecto a la suma causada en el año o en la fracción que se liquide definitivamente.

De la norma se interpreta que se paga un interés del 12% sobre la suma causada en el año o en la fracción que se liquide definitivamente, de manera que en el ejemplo propuesto, los intereses se liquidan por la fracción de año comprendida de enero a junio, de manera que si el empleador las liquida a 31 de diciembre, no debería liquidar intereses por el tiempo que retuvo indebidamente las cesantías.

Si analizamos el caso desde el punto de vista financiero, y en lugar de cesantías hablamos de un préstamo, donde el empleador remunera con un 12% al trabajador por el tiempo que mantenga en su poder un capital, independientemente del tiempo que el trabajador esté trabajando debe pagar intereses por todo el tiempo que retenga ese capital.

Es natural que si el empleador se toma un año en lugar de seis meses para pagar una deuda, debe pagar intereses por el año que duró en pagar, y esa sería la interpretación justa para el caso de los intereses sobre cesantías.

Suponiendo unas cesantías acumuladas a 30 de junio de $1.000.000 que 6 meses de trabajo, y que apenas se pagan el 31 de diciembre, aplicando la fórmula  que todos conocemos tendríamos el siguiente resultado:

(1.000.000 * 180 * 0.12)/360 = 60.000

Ahora, si consideramos que como el empleador mantuvo durante todo el año las cesantías en su poder debe liquidar el 12% completo por concepto de intereses, el resultado sería:

1.000.000 x 0.12 = 120.000

La segunda forma sería la justa, pero como  lo justo no siempre es legal y lo legal no siempre es justo, y no conocemos ninguna jurisprudencia ni doctrina que respalde este criterio, este no deja de ser  más que un ejercicio académico que invita a reflexionar sobre este tema, y como lo han advertido nuestros lectores, el procedimiento correcto es calcular los intereses hasta el día en que trabajó el empleado, y de ahí en adelante lo que procede es la sanción moratoria, con el inconveniente que la sanción moratoria no opera de pleno derecho, de manera que el empleador nunca la pagará a no ser que un juez se lo ordene, lo que hace que el trabajador por lo general termine perdiendo lo que le corresponde desde la fecha de terminación del contrato y la fecha en que efectivamente le pagan sus cesantías.

¿Qué opina usted?

Adquiera la Guía Laboral 2017 con el 40% de descuento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

6 Opiniones
  1. Andrés dice:

    Nunca he entendido y lo haré, acerca de los intereses a las cesantías. En favor de los empleados. Conozco el análisis financiero que las motiva, pero creo que no hay razón para que existan. Acaso el empleador es un banco? acaso se autofinancia con ellas? si alguna respuesta es afirmativa, entonces debería pagar intereses diarios sobre el salario, también sobre la prima… que es un caso idéntico solo que dividido por dos.
    Si nos ponemos a analizar no tienen razón de ser, solo que es más fácil mantenerlas… para sus momentos más inequitativos con los trabajadores, a quitarlas por el caso más justo.

    • Ernesto Piedrahita dice:

      Andrés, desde el punto de vista financiero usted tiene razón. El empleador no es un banco pero en la práctica se le parece y además casi que ejerce las mismas funciones porque al retener un dinero que le pertenece al trabajador, el cual debió pagar al momento del retiro, y lo hace después, debería generar intereses de mora. Atentamente: Ernesto Piedrahita. Abogado Laboral. Teléfono: 313-8830983. Calle 116 No. 18 B – 67 Oficina 501. Bogotá. Correo Electrónico: abogadoernesto@hotmail.com

  2. JUAN RUA MARTINEZ dice:

    Considero que en ninguna parte de la ley laboral podría estar considerado el caso propuesto por tratarse de algo totalmente anormal e ilógico ya que lo que está estipulado es que luego de un tiempo prudencial (corto) posterior a la terminación del contrato laboral se cancele al trabajador la liquidación de sus prestaciones sociales que solo consiste en simples operaciones matemáticas que no justifican una demora de ese tipo. Legislar sobre un caso así es algo totalmente traído de los cabellos que solo daría a los empleadores una patente de corzo para que encuentren una forma más de burlarse de sus obligaciones para con sus trabajadores.

    • Alonso Riobo Rubio dice:

      A Andrés le va tocar que postularse para la presidencia de la República o para el Congreso e incluir en su programa de gobierno la derogatoria de todas las leyes sociales, el desmonte de todos los derechos laborales la reimplantacion de la esclavitud, ya que nada de lo que existe le gusta.

      Quien lea sus comentarios puede llegar a pensar que es un aristócrata extraviado en este infierno tercermundista.

      • Alonso Riobó Rubio dice:

        Como en el ejemplo propuesto en el editorial el contrato de trabajo terminó el 30 de junio, es claro que el empleador debe pagarle al trabajador los intereses causados entre enero y junio a razón del 1% mensual, o sea que le liquidaría el 6% sobre el valor de las cesantías causadas al 30 de junio.

        En concreto, en ese caso el empleador deberá pagarle al trabajador las cesantías, los intereses a las cesantías causados hasta el 30 de junio y la indemnización moratoria a razón de un día de salario por cada día transcurrido entre el 1º de julio y el 31 de diciembre.

        Ahora bien, aunque no existe ley alguna que clasifique los intereses a las cesantías como prestación social, pues los mismos no son otra cosa que el rendimiento que debe pagar el empleador por el capital reconocido como cesantías, en estos casos la jurisprudencia ha invocado el principio de que “lo accesorio sigue la suerte de lo principal,” y en tal virtud ha negado el pago de intereses moratorios por el no pago de los intereses sobre las cesantías, o sea que la indemnización moratoria cubre la mora de las cesantías y de los intereses sobre éstas.

        Saludos,

  3. Sandra dice:

    En mi criterio profesional, (aclaro, no soy abogada) cuando se termina el contrato laboral, se le deben liquidar y pagar al trabajador las prestaciones sociales, entre ellas las cesantías y por consiguiente los intereses de las mismas, de esta manera se evitan posibles demandas por parte de extrabajadores por el no pago de las prestaciones a las que por ley tiene derecho, además de debe recordar lo que indica el numeral 4 del artículo 99 de la ley 50 de 1990:

    Si al término de la relación laboral existieron saldos de cesantía a favor del trabajador que no hayan sido entregados al Fondo, el empleador se los pagará directamente con los intereses legales respectivos.

    Lo indicado es, cumplir con el deber como empleador de liquidarlas y pagarlas a la fecha de terminación del contrato laboral y no dilatar el pago hasta el 14 de febrero del año siguiente, para consignarlas en el Fondo, generándole más trámites al empleado para el posterior retiro de las mismas ante el Fondo.

    Para un mejor entendimiento, comparto este link relacionado con lo indicado por la normatividad laboral en los casos en los que se le pueden entregar las cesantías directamente al trabajador:

    https://www.gerencie.com/cuando-se-le-pueden-entregar-las-cesantias-directamente-al-trabajador.html

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.