Inversión y Generación de empleo

Debe precisarse que cuando se habla de políticas para “generar empleo”, debe ampliarse el concepto al de políticas para “generar trabajo” que le permita a las personas tener un nivel de ingreso promedio suficiente para cubrir sus necesidades básicas ( valoradas en la “canasta familiar”) , quienes además  deben tener acceso a los servicios que el estado debe suministrarle.

¿Como se logra eso? ¿Cuando se logra? Cuando haya suficientes unidades con capacidad, organizada y productiva, que empleen su propia capacidad o contraten la de otras personas, para producir bienes y servicios que los consumidores domésticos, Industriales e Institucionales demanden y compren al precio al que se les ofrece.

Parece haber un círculo vicioso, difícil de entender para el común de la gente, y que los economistas se enredan para explicar:

Para crear la capacidad organizada para producir y para contratar a quien lo haga se requiere capital / inversión

La inversión requiere ahorro

El ahorro es el excedente entre el Ingreso y los gastos

Pero si no hay trabajo, no hay ingresos

¿Como romper el círculo vicioso?

Estableciendo políticas que permitan “democratizar” el acceso al capital para realizar inversión y promover, facilitar y orientar, no dirigir, ésta.

Desde tiempos inmemoriales los Estados y  unos pocos, sin trabajar y a veces por medios poco ortodoxos, gracias a esa tenencia y el ingreso derivado de ella, tuvieron la posibilidad de hacer y multiplicar la inversión.

¿Como se puede lograr? Por ejemplo, en Colombia, cuyo Estado es dueño de lo que parecen ser inmensos recursos naturales como gas, petróleo, agua, etc., dándole a ellos el valor que tienen como generadores de inversión, al  momento de aportarlos como elemento productivo para combinarse con el conocimiento de otros, y con el dinero que tienen, que seguramente ha sido originado igualmente en la posesión de tierra.

Colombia se solaza con el crecimiento generado por la inversión extrajera directa (IED) y lo que ella le deja al país (las migajas) en empleo e impuestos, mas no en excedentes que contribuyan a la creación de capital Nacional que sustente el crecimiento desde adentro y la disponibilidad para inversión productiva propia que genere empleo y riqueza en los volúmenes necesarios para que los Colombianos, la inmensa mayoría, tenga una calidad de vida digna y apropiada.

Quizás empresas como Ecopetrol y legislaciones como la reciente sobre regalías, sean un principio, un avance.

Nada tan representativo de lo que pasa en este país como una reciente caricatura aparecida en la prensa, en que desde una tarima un grupo de privilegiados se dirigía al pueblo que les reclamaba por haberse quedado con todo y su representante le decía “Nosotros les dijimos que íbamos a sacar al país adelante, y lo sacamos, pero nunca les dijimos que los íbamos a sacar adelante a ustedes”

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.