Invertir en política es un excelente negocio

En Colombia, quizás el mejor negocio es invertir en campañas políticas, puesto que eso garantiza el retorno de la inversión con una gran rentabilidad, al menos eso se concluye de casos como los denunciados recientemente en el departamento del Chocó y otros tantos que conocemos pero que como de costumbre, siempre olvidamos.

El negocio es sencillo. Se conforma una sociedad entre el capitalista y el político [No es necesario ir a la notaria, ni a la cámara de comercio,  ni sacar el Rut y menos pagar Iva, ni nada de esas cosas complicadas]. El capitalista financia al político para que llegue a la alcaldía, gobernación, congreso, etc. El político, una vez haya tomado posesión de su cargo, reintegrará a su socio capitalista su dinero mediante jugosos contratos con una alta rentabilidad [Como que en el argot publico lo llaman sobrecostos en contratos]

Ese es un negocio que lleva muchos años en Colombia. Se lleva a cabo en los más alejados municipios del país, hasta en los pasillos del congreso y dicen por ahí que hasta en salones de la Casa de Nariño.

Este es un negocio de un cierto riesgo, puesto que si se financia al político equivocado, se puede perder todo el dinero invertido, así que algunos capitalistas han optado por financiar por lo menos a dos políticos al tiempo, de  esta forma se aseguran el triunfo, puesto que financian a los dos mas opcionados. Como dicen por ahí, van a la fija, aunque pierdan ganan.

El capitalista, antes de asociarse con un político, debe primero verificar que el político tenga una gran aceptación dentro de la población. Que tenga un carisma y una imagen excepcional. Que tenga una hoja de vida intachable. Que tenga los más altos principios éticos y morales. Que tenga un gran sentido de pertenencia por su región y sus electores. Que sea responsable y tenga algo que los colombianos llamamos “Palabra”, que cumpla lo que promete y que no prometa mas de lo que puede cumplir.

El único inconveniente, es que un político con estas cualidades, si existiera [algo que incierto], jamás se asociaría con un capitalista [empresario] para defraudar al elector y al estado, por lo que deberá el capitalista buscarse un político con cualidades absolutamente contrarias a las expuestas aquí, de esta forma garantizará la sociedad perfecta. Será una empresa exitosa, que ofrecerá una rentabilidad suficiente para invertir en futuras campañas mucho más ambiciosas y rentables.

Naturalmente que en este negocio, lo mas importante es contar con un gran grupo de ciudadanos lo suficientemente ingenuos [Por suerte que en Colombia abundan], que estén dispuestos a seguir al político pase lo que pase, pues como colombianos inocentes [ingenuos] que somos, entenderemos que cualquier cosa mala que digan de nuestro político, no es mas que un invento de los contradictores políticos que quieren acabar con un buen e inigualable hombre, y por supuesto que no lo vamos a permitir, sino que al contrario, mas lo apoyaremos, y hasta organizaremos una marcha  en su apoyo y una campaña para reunir fondos para pagar su abogado y el soborno a los funcionarios de la fiscalía, procuraduría y contraloría.

Así que ya sabemos en qué y donde invertir para obtener una muy buena rentabilidad, pero eso sí, se requiere no tener escrúpulos [¿Donde se ha visto que los escrupulosos alcancen algún lugar en nuestra mentada democracia?], de lo contrario, es mejor que se dedique a trabajar.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.