Invierta seguro en bienes raíces

Invertir en propiedad raíz como lotes, fincas, edificios, casas, locales comerciales, etc., es algo que todos hacemos en algún momento, pero la mayor parte de las personas no le damos la suficiente importancia a la parte legal de estas transacciones o negocios, y producto de ello  luego nos vemos inmersos en pleitos y demandas que nos pueden significar la pérdida de la inversión o el pago de cuantiosas sumas de dinero.

Es por ello que abrimos una nueva sección relacionada con este tema que hemos llamado precisamente “Invierta seguro en bienes raíces” donde iremos abordando la casuística que ocurre en el día a día  en nuestro país relacionada con la compraventa o arrendamiento de bienes inmuebles.

Aunque es un tema de derecho civil y comercial, que es un tema especializado,  lo abordaremos de una manera que pueda ser entendido por cualquier persona, pues es un tema que no será dirigido a los abogados que ya conocen de estos temas, sino el común de la gente que no conoce del asunto y que por costumbre o por falta de dinero no consultan con una abogado antes de comprar cualquier inmueble.

Este tema lo abordaremos más como un aspecto legal de las finanzas que como puro derecho, y no busca que el lector prescinda de un profesional en derecho,  sino que tenga conciencia de lo que puede salir mal en un negocio cotidiano y aparentemente pueril como comprar una casa cualquiera, y que en consecuencia el comprador o vendedor contrate asesoría experta antes de hacer cualquier negocio.

Nos basaremos en casos reales que han  llegado hasta la sala civil de la corte suprema de justicia de cuyas sentencias extraeremos lo pertinente para que en lenguaje popular y coloquial se asimilen los problemas y riesgos de cada negocio, y la posible solución a cada situación.

Intentaremos que el lector tenga absueltamente claro la necesidad de asesorarse muy bien antes de comprar cualquier cosa.

Intentaremos que el lector comprenda que se debe revisar con detalle  cada escritura, cada certificado de libertad y tradición, cada plano, cada POT, en fin, cualquier documento o elemento que pueda afectar tanto la propiedad como tal, como el uso que a esta se le pretende dar.

No es extraño, por ejemplo, encontrarnos con que una persona  compró un lote para construir allí una bodega o una fábrica, y luego se entera de que el uso de suelo asignado a ese sector no se lo permite, o que compró un lote de 5.000 M2 y luego se enteró de que sólo puede utilizar 3.000 M2 porque está proyectado construir una vía junto a ese lote que le impide utilizar 2.000 M2.

Son muchas los errores y disgustos que pueden surgir de un negocio mal estudiado y en lo posible trataremos de advertirlo sin dar lecciones de derecho.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Jose Villa dice:

    Hace pocos días, en un programa dominical nocturno por TV, pasaron un caso de certificados de tradición, amañados, falsos, expedidos de manera oficial por la misma oficina de registro de instrumentos públicos y de esa manera estafaron a compradores que confiaron en esos certificados de tradición. Se trataba de una red de estafadores que vendían predios que no eran de ellos, y que parte de esa red eran empleados de la oficina mencionada, la infiltraron y por eso se facilitaron esas fechorías.

    Entonces la pregunta es:
    Y COMO HACER PARA QUE LOS CERTIFICADOS DE TRADICION OFICIALES EXPEDIDOS POR LA MISMA OFICINA DE REGISTRO DE INSTRUMENTOS PUBLICOS PUEDA UNO ESTAR SEGURO DE NO CONTENER DATOS FALSOS Y MENTIROSOS?, QUE NO SE HAYAN EXPEDIDO DE MANERA AMAÑADA POR FUNCIONARIOS DE ESA ENTIDAD, MIEMBROS DE REDES DE ESTAFADORES?

    • JUAN RUA MARTINEZ dice:

      Así es Doctor José Villa. Por muchas precauciones que tengas corres el riesgo de encontrarte con situaciones como la que mencionas y lo peor es que nadie, absolutamente nadie te responde por tu dinero.
      Cordial saludo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.