Irresponsabilidades económicas de los políticos por ganar votos

Los políticos, en su afán por  ganar votos, o por no perderlos, cometen gigantescas irresponsabilidades económicas que comprometen la estabilidad fiscal y presupuestaria del país.

Basta con escuchar a los actuales precandidatos presidenciales prometiendo cielo y tierra a la gente para que vote por ellos, cuando la mayoría de las propuestas son un imposible económico.

Quizás la propuesta más irresponsable es la del ex ministro de defensa Fernando Botero quien propone que el estado subsidie el 87% de los aportes a pensión de todo aquel que se dedique al rebusque, es decir, a la mitad de los colombianos.

Si bien es una propuesta loable, y que de poderse implementar sería algo más que maravilloso, en las condiciones actuales y futuras del país, es algo simplemente imposible. Y eso lo saben todos los políticos y por supuesto el señor Botero, pero como el señor sabe que tal propuesta es popular, o mejor dicho, populista, no tienen reparos en presentarla, quizás con la esperanza de sacarle partido al desconocimiento de mucha gente de la realidad del país, y por supuesto, a riesgo cierto de engañar a todos aquellos que creen salir beneficiados de tan milagrosa propuesta.

El déficit fiscal que atraviesa el país, en buena parte se debe precisamente a que los políticos en su afán por ganar popularidad, implementaron propuestas que atentan contra la salud presupuestal del país.

Y es que en su afán populista, los políticos toman decisiones de alto costo fiscal y dejan de tomar otras decisiones necesarias para corregir fallas estructurales en la economía, puesto que para ellos importa más su presente político que el futuro económico del país.

Al final de cuentas, somos todos los ciudadanos quienes al final debemos pagar los votos de los políticos vía impuestos, puesto que llegado el momento, habrá que sacar plante de donde no hay para cumplir con un ley creada para ganar una presidencia o para salvar un gobierno.

Desafortunadamente los electores colombianos no tenemos la educación ni el conocimiento necesario para evaluar en términos económicos y por consiguiente de factibilidad, las propuestas que a diestra y siniestra reparten los políticos en su desespero por agradar.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.