Jurisprudencia sobre cambio de nombre por segunda vez

El nombre es un atributo de la personalidad  el artículo 3 del decreto 1260 de 1970 se refiere a este derecho de la siguiente manera:

“Toda persona tiene derecho a su individual, y por consiguiente, al nombre que por ley le corresponde. El nombre comprende, el nombre, los apellidos, y en su caso, el seudónimo. No se admitirán cambios, agregaciones o rectificaciones del nombre, sino en las circunstancias y con las formalidades señaladas en la ley.

El juez, en caso de homonimia, podrá tomar las medidas que estime pertinentes para evitar confusiones

El mismo decreto en su artículo 94 dice que las personas podrán cambiar su nombre por una sola vez, pero la Corte Constitucional en un caso excepcional bajo los siguientes consideraciones de la sentencia T- 1033 de 2008 dijo que  el límite  impuesto por el legislador a las personas para determinar su nombre es constitucional, pero en el caso de esta tutela  una persona decidió cambiar su nombre masculino por uno femenino creyendo definir su identidad sexual,  con el pasar del tiempo esta persona decidió dejar atrás la vida que llevaba para procurar la conformación de una familia y la obtención de un trabajo digno.

Por estas razones solicito a la Registradora Nacional del Estado Civil  cambiar su nombre femenino por su nombre original, es decir, el que tenía antes, dicha solicitud  fue negada bajo las consideraciones de que el artículo 94 del decreto 1260 de 1970  modificado por el artículo 6 del Decreto 999 de 1988, estipula que el cambio de nombre solo puede realizarse una vez. La Corte dijo al respecto lo siguiente:

“En el caso del accionante, existe una manifiesta disconformidad con la identidad que proyecta en sociedad, que se concreta en la incompatibilidad entre su reorientación sexual hacia un rol masculino y el nombre femenino que lo identifica, de manera que no puede limitarse su facultad de adecuar la exteriorización de sus notas distintivas a los criterios que indican su íntima concepción, máxime cuando ello anula su posibilidad de realización personal y compromete derechos fundamentales como la identidad sexual, la autonomía y la libertad como, sin duda, ocurre en el caso del actor. No obstante que el accionante ejerció con anterioridad la facultad que otorga la ley para modificar el nombre con el fin de fijar su identidad personal, lo que en principio haría improcedente una nueva solicitud en el mismo sentido, la Sala no puede desconocer que se trata de un caso excepcional en el que la aplicación inflexible de la restricción legal compromete el plan de vida de una persona de escasos 26 años que, en una etapa intermedia del proceso de determinación de su personalidad e identidad sexual, tomó la decisión apresurada de cambiar su nombre masculino por uno femenino, lo cual no puede atarlo indefinidamente a un signo distintivo que no atiende a su identidad sexual definida ulteriormente, ni condenarlo por el resto de su vida a la pérdida de la dignidad, libertad, autonomía e igualdad”

En esta sentencia la Corte ordena  a la Registradora Nacional de Estado civil Cambiar el nombre femenino por el nombre masculino que la persona tenía antes.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. dion dice:

    hola, queria hacer una consulta, me gustaria saber si el nombre se podria, bajo ciertas circunstancias, cambiar por segunda vez, por ejemplo cambiar el segundo nombre despues de un cambio de los 2 primeros nombres

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.