La aparente contradicción entre el ahorro, el gasto y la inversión

En tiempos de crisis, el ahorrar, consumir e invertir presentan una aparente contradicción que no parece fácil de resolver.

Actualmente la crisis se basa en que la gente ha perdido capacidad de consumo, y al tiempo se insta a la gente para que ahorre, pues se supone que sólo el ahorro permite que se puedan realizar importantes inversiones que impulsen la economía.

¿Pero cómo es que se espera que la gente ahorre cuando  no tiene para consumir? ¿Y para que se necesita invertir cuando la gente no tiene capacidad de consumo? ¿Quién compraría la producción adicional generada por las nuevas inversiones?

Aunque resulte paradójico, en tiempos de crisis es cuando la gente más ahorra por temor al futuro, y esto naturalmente hace que la gente consuma menos, y la baja de consumo afecta la economía.

Ahora, cuando la gente ahorra, el sistema financiero dispone de mayor liquidez que se supone puede ser utilizada por los inversionistas y empresarios en mayores medios de producción. Pero luego viene la pregunta obligada: ¿Para qué producir más si la gente por falta de plata y por ahorrar no está produciendo?

Sucede que los empresarios, que son expertos en sobrevivir a situaciones difíciles, cuando tienen problemas suelen ser creativos, innovadores y con seguridad buscarán la forma de salir del problema, y si cuentan con recursos para financiar sus nuevos proyectos, la economía se dinamizará, se recuperará poco a poco y con ello la capacidad de consumo de la gente.

Adicionalmente, cuando el mercado local se pone difícil, los empresarios e inversionistas buscan nuevos mercados, y para ello necesitarán recursos, recursos que serán proveídos en la medida en que haya liquidez, y la liquidez depende en gran medida  del nivel de ahorro de la sociedad.

Recordemos que lo que la gente ahorra es invertido por los empresarios para generar más riqueza, por tanto, algo bueno sale de una situación difícil.

Ya sea en tiempos buenos o malos, el ahorro es indispensable, puesto que el nivel de inversión depende en gran medida de la capacidad de ahorro de la población, y el desarrollo económico depende de la inversión que se realice, por lo que al final de cuentas no hay tal contradicción.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.