La aplicación de la NIIF y la solicitud de crédito con ocasión del artículo 623-1 del estatuto tributario

Independientemente del grupo contable al que pertenezca el obligado a llevar contabilidad, con la entrada en vigencia de los nuevos marcos técnicos normativos, puede tener algunas implicaciones o diferencias, que si bien se presentaban anteriormente, hoy son más latentes.

Una de ellas, se presenta con ocasión a la solicitud de crédito ante una entidad financiera, normalmente, una empresa o personas natural obligada a llevar contabilidad presenta sus estados financieros y su declaración de renta, y las diferencias entre una y otra se justificaban con las notas a los estados financieros, o con ocasión al dictamen del revisor fiscal.

Lo bancos o al menos asesores de créditos que dicen representarlos han aumentado el nivel de información a suministrar para la obtención de un crédito bancario, según ellos en virtud del artículo 623-1 del estatuto tributario. El cual señala:

“Art. 623-1. Información especial a suministrar por las entidades financieras. Con respecto a las operaciones de crédito realizadas a partir del primero de enero de 1993, los Bancos y demás entidades financieras deberán informar a la División de Fiscalización de la Administración de Impuestos de la jurisdicción, aquellos casos en los cuales los estados financieros presentados con ocasión de la respectiva operación arrojen una utilidad, antes de impuestos, que exceda en más de un cuarenta por ciento (40%) la renta líquida que figure en la declaración de renta y complementarios que corresponda al estado financiero del mismo período.

Igual información deberán enviar cuando el valor del patrimonio contable exceda en más de un cuarenta por ciento (40%) el patrimonio líquido.

PAR. La información exigida por el artículo 623 del Estatuto Tributario deberá rendirse igualmente por las asociaciones o entidades que controlen o administren sistemas de tarjetas de crédito.”

En principio la valoración de activos o la diferencia entre causación o devengo contable   y realización del ingreso tributario implica que se presentan diferencias entre lo contable y los fiscal en relación con el patrimonio líquido y el patrimonio, o la renta líquida y la utilidad antes de impuestos, superior a un 40%.

No obstante, dicha norma no es óbice para que los asesores bancarios restrinjan el crédito, ya que tal como lo señala la DIAN en oficio 59580 de 2012, dicha obligación estuvo vigente solo hasta el 8 de julio de 2012, el oficio señala:

“De la lectura del artículo 623-1 del ordenamiento tributario y su decreto reglamentario se observa que para que las entidades financieras puedan rendir la información solicitada en las normas mencionadas es necesario tener como referente lo reportado en la declaración de renta del solicitante del préstamo, por lo que al no existir ya la obligación por parte de las entidades de crédito de fundamentarse para el otorgamiento del préstamo en la información contenida en la declaración de renta del solicitante, no se podría exigir la mencionada información.

Es de anotar que la Ley 1555 entró a regir a partir del 9 de julio de 2012, por lo que por el período transcurrido hasta el 8 de julio del año en curso se debe reportar la información de que trata el artículo 623-1 del Estatuto Tributario.”

Lo anterior, ya que con la entrada en vigencia de la ley 1555 de 2012, ya los préstamos bancarios no son de obligatoria fundamentación en la declaración de renta del deudor.

En conclusión, debido a que el artículo 623-1 del estatuto tributario perdió vigencia, no puede la entidad financiera o el asesor bancario fundamentarse en dicha norma para exigir informes innecesarios para la elaboración del crédito, ya que el banco no debe suministrar dicha información a la DIAN.  Obviamente entregará otro tipo de información relacionada, pero no la contemplada en el artículo 623-1 del estatuto tributario.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.