La condición especial de pago para municipios no aplica para retención en la fuente

Es de recordar, que la ley 1739 de 2014 contempló una condición especial de pago de impuestos, tasas y contribuciones a cargo de los municipios (artículo 58); acorde ello, y conforme al título propuesto, cabría el consultarse si las retenciones adeudadas por esos entes (por los años gravables 2012 y anteriores) gozarían de de los beneficios, de reducción de intereses y sanciones, contenidos en ese artículo de la aludida ley del año 2014.

Para el efecto, no obsta precisar que la retención en la fuente es un mecanismo que pretende recaudar anticipadamente un impuesto (ejemplo: renta e IVA), siendo por tanto su objetivo facilitar, acelerar y asegurar el recaudo de los impuestos sujetos a ese mecanismo; y así las cosas, sería de inferir que la retención – en sí misma – no corresponde o no comparta la calidad de impuesto.

En ese orden, es debido anotar que según el mencionado artículo 58 de la ley 1739 de 2014 “Dentro de los diez (10) meses siguientes a la entrada en vigencia de la presente ley, los municipios que se encuentren en mora por obligaciones correspondientes a impuestos, tasas y contribuciones, administrados por las entidades con facultades para recaudar rentas, tasas o contribuciones del nivel nacional, correspondientes a los períodos gravables 2012 y anteriores, tendrán derecho a solicitar, únicamente con relación a las obligaciones causadas durante dichos períodos gravables, la siguiente condición especial de pago:

  1. Si el pago total de la obligación principal se produce de contado, por cada período, se reducirán al cien por ciento (100%) del valor de los intereses de mora causados hasta la fecha del correspondiente pago y de las sanciones generadas. Para tal efecto, el pago deberá realizarse dentro de los diez (10) meses siguientes a la vigencia de la presente ley.
  2. Si se suscribe un acuerdo de pago sobre el total de la obligación principal más los intereses y las sanciones actualizadas, por cada concepto y período se reducirán hasta el noventa por ciento (90%) del valor de los intereses de mora causados hasta la fecha del correspondiente pago y de las sanciones generadas, siempre y cuando el municipio se comprometa a pagar el valor del capital correspondiente en un máximo de dos vigencias fiscales. Este plazo podrá ampliarse a tres vigencias fiscales si se trata de municipios de 4ª, 5ª y 6ª categorías. En el acuerdo de pago el municipio podrá pignorar recursos del Sistema General de Participaciones, propósito general, u ofrecer una garantía equivalente.

(…)”.  (Resaltado por fuera del texto)

Del transcrito referente, sería de denotar que se hace expresa mención a obligaciones que correspondan a impuestos, y al no ostentar la retención en la fuente tal calidad (por tratarse de un mecanismo), sería forzoso colegir que la condición especial – de que trata ese artículo 58 – resultaría inaplicable a dicho mecanismo de recaudo anticipado de impuestos.

Lo anterior, es reiterado por la DIAN en su concepto 01242 de septiembre de 2015 en el entendido que “En conclusión, debe tenerse en cuenta que el artículo 58 de la Ley 1739 de 2014 no hizo referencia en general a las “obligaciones tributarias administradas por las entidades recaudadoras del orden nacional, o, en general, a obligaciones en materia tributaria”, se refirió específicamente a “Impuestos, tasas y contribuciones”. Al no corresponder las retenciones en la fuente a la categoría de impuestos y, toda vez que la norma no hizo referencia explícita a las retenciones en la fuente ni a los municipios en calidad de agentes retenedores, las mismas no están comprendidas en la medida. De otra parte, por tratarse de un beneficio tributario, y en virtud del principio de legalidad, consagrado en el artículo 338 de la Constitución Política, en materia de impuestos, las exoneraciones o exclusiones son de interpretación restrictiva y se concretan a las expresamente señaladas por la ley. En reiteradas oportunidades han sostenido tanto la Corte Constitucional, como el Consejo de Estado, que las exenciones son beneficios fiscales de origen legal consistentes en la exoneración del pago de una obligación tributaria sustancial cuya interpretación y aplicación, como toda norma exceptiva, es de carácter restrictivo y, por tanto, únicamente abarca los supuestos y sujetos expresamente previstos en ley que las establece, siempre y cuando se cumplan los requisitos exigidos para su procedencia”.  (Resaltado por fuera del texto)

Finalmente, si bien la doctrina reitera la no aplicabilidad del citado beneficio para los valores adeudados – por los municipios – a título de retenciones en la fuente; también precisa que la condición especial de pago es predicable respecto de obligaciones referidas a “impuestos, tasas y contribuciones” (de manera específica), pero no de manera general a las “obligaciones tributarias”.

Es decir, lo que pretende clarificar la Administración  es que siendo los “impuestos, tasas y contribuciones” tributos, el beneficio analizado recae sobre obligaciones en mora inherentes a esos tributos; pero que no podría entenderse, entonces, que por tratarse de obligaciones con tributos, el beneficio cobijaría todas las obligaciones tributarias (o todas las obligaciones en materia tributaria).

… Uno más de esos odiosos juegos de palabras, que tan usuales resultan ser en materia tributaria!

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.