¿La Dian puede solicitar el remate de la parte de un bien que posee un deudor sin el consentimiento o sin la participación de los otros copropietarios?

En un proceso de cobro coactivo la Dian puede decretar el embargo y remate de los bienes de un deudor moroso, ¿pero qué pasa si ese bien pertenece a varias personas? ¿En ese caso se requiere de la participación o del consentimiento de los otros dueños?

Así se desprende de una consulta que nos han planteado y que por su interés general abordamos:

Una casa pertenece a partes iguales a 5 hermanos, cada uno con el 20%. Sucede que uno de los hermanos tiene una deuda con la Dian y la Dian le embargó ese 20%.

¿Puede la Dian o rematar ese 20% sin el consentimiento o sin la participación  de los otros propietarios?

 El requisito indispensable para iniciar un proceso ejecutivo es tener un título ejecutivo en el que conste una obligación clara, expresa y exigible; ahora bien, teniendo en cuenta lo anterior ¿se puede perseguir en caso de no pago un bien del deudor el cual este posee proindiviso?

Es totalmente posible perseguir en un proceso ejecutivo un bien que pertenece al deudor aunque la propiedad sea proindiviso, es decir, que el deudor solo tenga una porción de la propiedad, de igual forma dicha porción puede ser embargada, y en caso de no pago por parte del deudor, incluso podrá rematarse el porcentaje que ostenta el deudor como propietario.

Al momento de efectuarse el remate del porcentaje que ostenta el deudor ¿se requiere la participación de los otros copropietarios?

No es necesaria la participación de los copropietarios al momento del remate, sin embargo estos pueden participar como postores con el objetivo de obtener  la propiedad del porcentaje que se remata del bien; estos pueden enterarse del remate en la publicación que se debe efectuar en un diario de amplia circulación de conformidad con las normas de procedimiento civil.

El remate va ligado al principio de publicidad, es decir, que es indispensable dar a conocer a público en general la realización de este, toda vez, que el objetivo del mismo es conseguir los postores para vender lo rematado y con el producto de ello pagar al acreedor, ahora bien, no hay lugar a señalar que en caso de que lo rematado sea el porcentaje de un bien proindiviso exista la obligación de solicitar consentimiento o participación de los copropietarios en el remate.

Incluso hasta las entidades tales como la DIAN, cuando adelantan sus procedimientos de cobro coactivo, regulados por la ley 1437 de 2011 y el Estatuto Tributario, pueden rematar porcentajes de bienes proindivisos sin que se requiera el consentimiento de los copropietarios del bien para efectuar el remate.

De igual forma ocurre cuando DIAN acude ante la jurisdicción ordinaria a cobrar las obligaciones fiscales, si lo que se persigue del deudor es un bien en el cual este ostenta la calidad de copropietario, es decir, que tiene un porcentaje del bien; al momento de efectuar el remate este se hace sin que se requiera consentimiento de los demás copropietarios.

Lo anterior aplica para cualquier proceso de cobro civil o administrativo, sea de la Dian, de un banco o de un particular.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.