La educación mejorará el día en que los docentes sean profesionales exitosos

Nuestro sistema educativo está lejos de alcanzar la calidad que se requiere para liderar un proceso de crecimiento y desarrollo económico, de investigación e industrialización.

Nuestras mejores universidades están lejos de estar entre las mejores del mundo, incluso de la latinoamericanas, por lo que la constante, es una educación mediocre que ha redundado en una baja calidad de los profesionales egresados, que luego redundan en una baja productividad laboral, afectando de paso el desarrollo empresarial.

La educación es la base de toda sociedad, y si falla la educación, la sociedad tendrá problemas como en efecto siempre los hemos tenido.

Son muchas las razones por las que nuestro sistema educativo no es de calidad, y una de esas, es la calidad de los docentes.

Quienes hemos pasado por una universidad, hemos podido darnos cuenta que buena parte de los docentes, son sólo eso, docentes.

Por regla general, en Colombia los docentes son personas que se limitan a enseñar y no hacen nada más, por lo tanto no tienen experiencia de campo en el área en que dictan clases.

Para enseñar hay que ser un Maestro y no se puede ser maestro sino se tiene, además de una amplia formación teoría, una amplia experiencia en la validación de esa teoría, experiencia que solo se consigue trabajando en las empresas, en la vida real.

Para ser un docente no basta con hacer un sinfín de postgrados y cero práctica. Todos sabemos que cuando un profesional sale de la universidad a la empresa, se da cuenta que lo aprendido en la universidad poco tiene que ver con la realidad, situación que viven también la gran mayoría de docentes que solo han hecho postgrados y más posgrados pero que nunca han aplicado ese conocimiento a nada.

Es inaudito por ejemplo, que  una clase de administración o creación de empresas, sea dictada por alguien que nunca ha creado o tenido una empresa. O que un profesor de que dicte una asignatura relacionada con inversiones en bolsa, ni siquiera haya comprado unas acciones de Ecopetrol en el supermercado.

Y esos docentes que no hacen nada más que dictar clases, no son investigadores, simplemente se limitan a leer libros y repetir lo que hayan asimilado, por lo que la falta de experiencia no es compensada por una investigación seria, así que la calidad de ese docente no será la mejor, y sus estudiantes tendrán lo que han recibido.

Son comunes esos profesores que nadan con un libro negro debajo del brazo, no un libro negro del conocimiento sino de lo viejo. Esos mismos profesores que dictan la misma carreta durante años, que ni siquiera modifican las evaluaciones, hacen las mismas preguntas año tras año.

Lamentablemente esa es la constante en nuestros establecimientos educativos.

Mientras los encargados de formar no sean profesionales que hayan triunfado en la vida real, en la calle, en el sector productivo, nuestra educación seguirá siendo mediocre.

En otros sistemas educativos, los docentes son consagrados investigadores o éxitos profesionales, mientras que aquí poco se ve de eso.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Eduardo Restrepo dice:

    Considero que es un artículo que pretende inculpar a los docentes de todas las fallas del sistema educativo. Este tipo de discurso facilista e inquisidor lo hemos encontrado desde hace muchos años en diferentes publicaciones. Lo que se hace necesario es proponer cambios de fondo o estructurales en un sistema que en realidad ha mantenido en el abandono a la educación y en el ostracismo a los docentes. El discurso sobre la calidad que proviene desde el ministerio, permanece divorciado de la realidad que se vive en las instituciones educativas. La legislación educativa en Colombia es laxa, facilista, mediocre y eso sí lo aprenden muy bien los estudiantes, en tanto los docentes se convierten en pararrayos de todas las deficiencias de las políticas estatales en materia educativa. Mano de obra abundante y barata, eso es precisamente lo que interesa al gobierno, al sistema, al Estado. No desean para nada una juventud estudiosa, pensante e intelectual, pues se podrían convertir en críticos del sistema y la clase dominante se vería en peligro de perder el inmenso poder acumulado por cerca de 200 años, poder que no están dispuestos a ceder. de esta forma, no será fácil encontrar docentes exitosos, pues la mayor parte de los estudiantes no quieren estudiar, sólo aspiran a ganar los grados sin hacer el menor esfuerzo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.