La facultad del contribuyente para corregir las declaraciones tributarias sólo es procedente si se realiza dentro del término de firmeza

Los artículos 588 y 589 del Estatuto Tributario regulan los términos para la corrección de las declaraciones tributarias por parte de los contribuyentes, los cuales dependen de la modificación de la obligación sustancial (aumento o disminución del valor a pagar o saldo a favor) y el término de firmeza por norma general está señalado en el artículo 714 ibídem, en el caso de las declaraciones tributarias que se acojan al beneficio de auditoría, el término de firmeza depende del incremento del impuesto neto de renta conforme al artículo 689-1 ibídem.

Como se puede advertir, en el ordenamiento tributario se regula dos términos, el de corrección y de firmeza, sin embargo la  facultad del contribuyente para corregir las declaraciones tributarias sólo es procedente si se realiza dentro del término de firmeza, porque una vez en firme, la  determinación del tributo y la liquidación privada, contenidas en la declaración tributaria se vuelven  inmodificable, situación considerada y reiterada en reciente sentencia de la sección cuarta del Consejo de Estado:

“(…)

En efecto, mientras corre el término de firmeza, la administración y el administrado pueden adelantar las actuaciones para la determinación correcta del tributo, pero una vez ocurrida la firmeza ya el tributo se vuelve indiscutible, es decir, no puede modificarse de ninguna manera. Por eso, como lo señaló la Sala en sentencia del 10 de febrero de 2003 “la firmeza de una declaración tributaria conlleva necesariamente la imposibilidad tanto de la administración de ejercer su facultad de fiscalización, como del contribuyente de corregirla. No debe confundirse el término de firmeza, con la firmeza misma, pues mientras corre el término de firmeza sí es posible que tanto la administración como los contribuyentes realicen actos tendientes a determinar correctamente la obligación tributaria, lo que incluye el ejercicio de la facultad de corrección, mientras que una vez ocurrida la firmeza, el impuesto se vuelve incontrovertible e inmodificable tanto para una parte como para la otra, pues la firmeza es oponible a ambas partes”. (Sentencia 16707 del 19 de agosto de 2010)

Por lo anterior, considero que los contribuyentes deben revisar la conveniencia de la corrección de las declaraciones tributarias, teniendo en cuenta no sólo el término para la corrección sino también el término de firmeza (general o beneficio de auditoría), debido a que de este último depende la facultad de corrección.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.