La importancia de interponer una acertada acción judicial

Cuando se decide recurrir a la vía judicial para reclamar un derecho, algo que sucede mucho en la vida laboral, por ejemplo, es necesario que desde el principio la acción judicial sea abordada acertadamente, pues ello garantiza buena parte del éxito.

Para quienes gusta mucho investigar  jurisprudencia, se habrá encontrado con que es muy común que se pierda una demanda por haberse equivocado en su planteamiento, por una incorrecta sustentación o argumentación.

A manera de ilustración, de ejemplo para advertir unas pocas de las muchas falencias que puede contener una demanda condenada al fracaso, nos referiremos  a una sola sentencia de las cientos que hay en las que se evidencia una ineptitud en los planteamientos del demandante:

(…) En el alcance subsidiario de la impugnación, que es común para todos los cargos que integran la demanda de casación, la censura solicita a la Corte que al actuar en sede de instancia condene a la sociedad demandada a pagar al actor la indemnización moratoria debido a la retención indebida de salarios derivada del cobro de intereses sobre préstamos o anticipos de salarios, reclamación que no aparece relacionada en el capítulo de las pretensiones de la demanda inicial, pues allí tal indemnización se reclamó únicamente por el pago incompleto de la cesantía y por la falta de práctica del examen médico de egreso, por lo que la petición como se formula ahora entraña una modificación de la relación jurídica procesal, que es inaceptable en casación, pues vulnera los derechos de contradicción y defensa de la parte contraria al no poder pronunciarse sobre ellas en la oportunidad  procesal respectiva, esto es, al contestar el libelo.

Es más, la cuestión del cobro de intereses por parte de la empresa por préstamos o anticipos de salario, que ocupa grandes espacios de la demanda de casación, no fue planteada en la demanda inicial, ni en las pretensiones ni en los hechos, de manera que tampoco puede ser admisible su introducción en este momento. En el mismo sentido obra la pretensión, para la sede de instancia, de declarar la nulidad  absoluta de carácter sustancial del acta de conciliación por estar afectada de objeto y causa ilícitas, que tampoco es atendible, por cuanto no fue planteada, de manera explícita como debió serlo, en la demanda inicial, lo que apareja una violación del debido proceso, por cuanto múltiples disposiciones y principios procesales imponen a las partes la obligación de delimitar con absoluta claridad desde el principio del litigio sus aspiraciones y los hechos en que se fundan, derrotero que además de garantizar el derecho de defensa de los accionados constituye una pauta para los juzgadores, incluso en materia laboral donde existen los principios de ultra y extra petita aunque obviamente circunscritos a la actuación de primera instancia, que están obligados a pronunciarse de manera expresa y forzosamente sobre cada uno de los asuntos planteados por los litigantes en el libelo y en su contestación (…). Corte suprema de justicia, sala de casación laboral, sentencia del día 20 de febrero de 2008, radicación 32209.

Es preocupante el número de acciones judiciales que se pierden por este tipo de razones, lo que debe ser un motivo de reflexión para quien interpone una acción judicial  y para el apoderado que la prepara, puesto que no está bien perder una oportunidad por una equivocación en el planteamiento y argumentación de la demanda.  Está bien perder por no tener la razón, porque los hechos fácticos están en nuestra contra, etc., pero no un error a la hora de redactar la demanda.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.