La importancia relativa no es una carta blanca para ignorar errores en la contabilidad

La importancia relativa o materialidad, es una norma básica contable [principio de contabilidad, dicen algunos] contemplado por el artículo 16 del decreto 2649 de 1993, el cual reza que el reconocimiento de los hechos debe realizarse de acuerdo con su importancia relativa o materialidad.

Dice también la misma norma, que un hecho económico es material cuando debido a su naturaleza o cuantía, su conocimiento o desconocimiento puede alterar de forma significativa las decisiones de los usuarios de la información contable.

Con base a este precepto, algunas personas han interpretado que si el conocimiento o desconocimiento de un hecho económico [error contable], no es representativo, que no influye de forma importante en el resultado final de la contabilidad, y en consecuencia en las decisiones que se tomen con base a ella, se puede obviar, se puede ignorar, puesto que carecen de importancia relativa.

En contabilidad,  a diario es común cometer pequeños errores de contabilizaciones o cálculos de impuestos, provisiones, etc., que en relación a la magnitud de los valores que se manejan en la empresa, parecen irrelevantes, y en consecuencia  son ignorados, es decir que se persiste en el error aun cuando se ha detectado.

Quienes toleran este tipo de prácticas, afirman que como esos errores no son materiales, es decir, no revisten ninguna importancia relativa, no es necesario hacer un desgaste operativo para corregirlos, puesto que son tan pequeños que no afectan los resultados finales de las empresas y que aun con ellos, la información contable se ajustará a la realidad.

El abuso de este tipo de argumentos, hacen que poco a poco se presente una desorganización en la información contable, en el sistema contable de la empresa, resultado que suele ser detectado cuando llega la hora de reportar información exógena, puesto que esos pequeños detalles son los que complican el proceso de estructuración y reporte de la información, y es cuando se puede ver con claridad la importancia de no cometer esos pequeños errores, o de solucionar esos en apariencia insignificantes errores carentes de importancia relativa o materialidad.

En contabilidad, por pequeño que sea el error, debe corregirse y obviamente se deben implementar los mecanismos para evitar que se vuelvan a repetir. En este caso, y contrario con lo recomendado respecto a los demás principios de contabilidad,  es mejor no hacerle mucho caso a la supuesta poca importancia de los errores, y por mínimos que estos sean, se deben tener presentes y actuar en consecuencia.

En conclusión, no se puede considerar que la importancia relativa dé luz verde o carta blanca para omitir las pequeñas inconsistencias en la contabilidad, pues aunque  efectivamente carezcan de importancia, si puede entorpecer muchos procesos que en última resultarán más costosos sortear.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.