La inexistencia de competencia suele ser una mala señal

En un proyecto de emprendimiento la existencia de una fuerte competencia es mala señal, pero si esta no existe, también puede ser  una mala señal.

Hemos insistido en la importancia de tener muy presente  la competencia en cualquier proyecto de emprendimiento, de estudiarla, de analizarla, y esta vez hablaremos un poco sobre las preocupaciones que se deben tener cuando no hay competencia o esta es incipiente.

El hecho de no existir competencia, puede significar la existencia de una oportunidad  o simplemente la inexistencia de una oportunidad.

La competencia debe ser objeto de estudio, pero sin no hay competencia, hay que estudiar por qué no hay competencia, pues deberá haber una razón para ello,  y dependiendo de esa razón, se podrá determinar si es viable o no invertir en ese sector.

Puede suceder que no exista competencia porque el sector no es atractivo, y en consecuencia ninguna empresa ha querido invertir, lo cual es una mala señal, pues es muy posible que si el mercado o le sector elegido no es atractivo para los demás, tampoco lo sea para nosotros.

Es como considerar que explotar petróleo en el ártico puede ser un buen negocio porque allí nadie más lo está haciendo, ¡no hay competencia!, y esto a pesar de existir grandes reservas de crudo. Pero si observamos más detenidamente, nos damos cuenta que si bien existen grandes cantidades de petróleo allí, extraerlo es tan costoso que simplemente es imposible extraerlo desde el punto de vista económico, por lo que aquello que en principio parecía una gran oportunidad, no es más que una peligrosa trampa.

Esto mismo puede suceder en cualquier sector de la economía y en cualquier parte, de modo que si al hacer el estudio de la competencia determinamos que no existe o que es mínima, existe una gran posibilidad de que exista una razón de peso para ello, razón que quizás debamos considerar antes de crear un proyecto de emprendimiento.

Ahora, no se trata de no invertir donde no hay competencia o donde otros han fracasado, puesto que si otros no han podido, no implica que nosotros no podamos, sólo significa que debemos estar seguros de las razones por las que nosotros si podremos actuar donde otros no han podido; demos tener algo que los demás no tienen o no tuvieron que nos garantizará el éxito. Si no es así, la mejor decisión es no invertir allí.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.