La inversión extranjera en Colombia como muchos dato estadistas estatales parece ser una farsa

El gobierno colombiano ha sabido sacar pecho por la enorme inversión extranjera en Colombia, que en 2011 se acercó a los 15.000 millones de dólares, pero tal parece que en realidad muchos  de esos millones no son inversión extranjera sino nacional que ha salido del país para luego entrar con beneficios tributarios.

Sucede que muchas  grandes empresas colombianas y muchas personas naturales con grandes capitales, crean sociedades en paraísos fiscales  y luego esas sociedades invierten en el país, inversión que es clasificada como extranjera, cuando en realidad no lo es, puesto que si bien la sociedad está domiciliada en el extranjero y tiene un nombre en ingles, sus socios o propietarios son colombianos.

Esta maniobra sin duda no tiene otro objetivo que evadir el pago de impuestos y adicionalmente obtener beneficios tributarios adicionales.

Las sociedades son creadas en países considerados paraísos fiscales donde no pagan impuestos. Y luego, cuando esa sociedad invierte en Colombia, al ser clasificada como inversión extranjera,  se beneficia de todas las prerrogativas que el estado ofrece  a este tipo de inversiones.

Y por supuesto que el gobierno, que  el estado lo sabe, pero poco hacen por evitarlo, pues los grandes capitales son casi intocables, ya son ellos los que financian a quienes hoy legislan y gobiernan.

No obstante, actualmente cursa en el congreso un proyecto de ley que obligaría a las sociedades extranjeras que inviertan en el país a informar quienes están detrás de dichas sociedades, lo que sin duda sacará de la sombra a quienes vienen utilizando esta estrategia para defraudar al país. Claro que es poco probable que este proyecto llegue a feliz término, pues aprobarlo iría en contravía de grandes intereses que podrían acabar con la carrera política de algunos personajes.

De modo que al final de cuentas, la inversión extranjera real podría ser mucho menos de lo que las estadísticas oficiales afirman. Igual que el desempleo, la pobreza, la inflación. Nada es tan real como parece. Es la bondad de las estadísticas.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.