La JEP, una oportunidad de normalización tributaria

Por

En la edición número 1899 de la revista semana del 23 al 30 de septiembre de 2018 se publicó un artículo titulado «la gata quiere confesar sus secretos». Lo llamativo del artículo no fue la posibilidad de delatar a los políticos de la región si no mención al aspecto económico.

Dice la revista:

«Por medio de sus abogados ha hecho saber que cuenta con bienes y recursos que pueden sumar 1,5 billones de pesos para reparar la víctimas y, además, que tiene documentos firmados por políticos, los cuales podría aportar para respaldar sus delaciones.»

Así es, al parecer  si es admitida a la JEP podría entregar 1,5 billones de pesos. Para quienes no dimensionan la importancia de la cifra, piense que equivale a un punto del IVA recaudado durante todo un año. O que equivale a 3,5 veces el recaudo del GMF anualmente.

Esta podría será quizá la mejor normalización tributaria que pudiese ocurrir. Si bien no es una medida propiamente de carácter tributario, si representa recursos para las deficitarias finanzas públicas.

De allí que este tipo de leyes de borrón y cuenta nueva, sean consideradas como una oportunidad no solo para los delincuentes sino también para el Estado.

Si no le suena la idea de admitir a la gata en la JEP, solo piense en el IVA que pagó el último año y multiplíquelo por 16 pues ese será lo que deba incrementarse para suplir el déficit de  25 billones que anuncia el gobierno.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. ROMULOC Dice:

    QUE BANQUETE, QUE BOTÍN MAS CODICIADO, MAS AMBICIONADO POR AQUELLOS QUE MANEJAN LO PUBLICO Y SABEN ENCONTRAR LA FORMA DE DESVIAR ESOS RECURSOS A SUS PROPIOS BOLSILLOS O DE SUS FAMILIAS Y AMIGOS PARA QUE NO QUEDE RASTRO ALGUNO DEL PUNTO AL CUAL LLEGÓ EL DINERO O O EL CAMINO QUE COGIÓ SIN DEJAR RASTRO ALGUNO.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.