La justificación del abandono del cargo

Por

En un editorial anterior se afirmó que el abandono del cargo no es una causal para despedir al trabajador pero sí puede ser utilizada para ese propósito por el empleador por la vía del incumplimiento de las obligaciones por parte del trabajador, y para que ese despido proceda como legal, es relevante la justificación de ese abandono del cargo.

Respecto a la  ausencia del trabajador en su puesto de trabajo dice el numeral 4 del artículo 60 del código sustantivo del trabajo:

«Faltar al trabajo sin justa causa de impedimento o sin permiso del empleador, excepto en los casos de huelga, en los cuales deben abandonar el lugar del trabajo.»

Y respecto a los efectos legales de esa ausencia del trabajo dijo la sala laboral de la corte suprema de justicia en sentencia CSJ SL6851-2015 referida en la sentencia 43961 del 28 de febrero de 2018 con ponencia del magistrado Gerardo Botero Zuluaga:

«La terminación unilateral del contrato de trabajo, se produjo por “abandono del cargo”, que si bien en los términos definidos por la jurisprudencia “no corresponde propiamente a un modo de terminación del contrato laboral ni, literalmente, a una justa causa de despido”, y que tal figura no existe en la legislación laboral, también se ha precisado que en esos casos se debe imponer “el realismo”, porque la injustificada falta de prestación del servicio, puede ser utilizada por el empleador para tales efectos.»

Para que un trabajador sea despedido por no ir  a trabajar, es preciso que esa ausencia se injustificada pues así lo contempla el numeral 4 del artículo 60 del código sustantivo del trabajo.

Así que de presentarse esa situación, el empleador sólo puede despedir al trabajador si este no justifica su ausencia, y para ello, por supuesto, debe requerir al empleado para que presente los descargos respectivos y de  ser el caso justifique su ausencia, como bien lo dice la sala laboral de la corte suprema de justicia en la sentencia ya citada:

«En ese sentido, aparece equivocada la conclusión jurídica del Tribunal, y que se reprocha en las acusaciones, al indicar en que el empleador, cuando se trata de ausencia de comparecer al empleo, no requiere escuchar al empleado, pues el numeral 4) del artículo 60 del CST, refiere que la prohibición de faltar al trabajo es de que esta sea sin justa causa de impedimento o sin permiso, de allí que requiera confrontar información para llegar a tal conclusión.»

Ahora, si el trabajador desvinculado por esta razón demanda su reintegro, debe probar que su ausencia o abandono del cargo se debió a una causa justificada como lo señala la sala laboral de la corte suprema  de justicia en sentencia 65940 del 9 de marzo de 2010:

«Ahora bien, está claro que no se discute la ausencia del demandante a su trabajo por el término de 90 días, y pese a que intentó justificar tal inasistencia, supuestamente por un permiso no remunerado que le otorgó el gerente y la jefe de personal, ello no aparece demostrado por aquel en el proceso, quien era el que debía asumir esa carga probatoria. En ese orden se concluye, que el actor no acreditó la motivación que adujo para sustraerse del cumplimiento de la primera obligación que emerge del contrato de trabajo, cual es la prestación personal del servicio para el que fue contratado.»

Como se aprecia, en este caso la carga de la prueba corresponde al trabajador, de suerte que este debe probar la justa causa para no prestar el servicio, es decir, le corresponde a este justificar su ausencia en el trabajo, ya sea ante el empleador en el proceso disciplinario, o ante el juez en un eventual proceso judicial, y al empleador le corresponde probar que el trabajador incurrió en la falta que se le endilga, es decir, que no se presentó a trabajar.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Alonso Riobó Rubio Dice:

    Para complementar y precisar.

    En todos los casos de despido con justa causa es al empleador a quien le corresponde probar la justa causa.

    Me explico. Una es la justa causa de la ausencia del trabajador a laborar y otra la justa causa del despido. Al trabajador le corresponde justificar su inasistencia, o sea demostrarle al empleador que su ausencia se debió a motivos razonables, como por ejemplo, huelga de los trabajadores de la empresa, enfermedad del trabajador, enfermedad o muerte de un familiar cercano (esposa, hijo, padre, madre, etc.), fuerza mayor o caso fortuito (una avalancha, un incendio, un derrumbe en la vía, un movimiento telúrico, etc., que le impidió llegar al trabajo, etc.

    Pero si se produce el despido y el trabajador demanda, al trabajador le corresponde probar el despido y al empleador probar que éste ocurrió con justa causa. Desde luego que el trabajador deberá explicarle al juez los motivos que tuvo para faltar al trabajo, y aportar las pruebas correspondientes.

    Sobre la figura del abandono del cargo, vale precisar que la legislación la contempla como causal de sanción para el servidor publico que incurre en ciertas faltas, como por ejemplo, que obrando de manera injustificada deje de asistir al trabajo durante tres días consecutivos, sanción que puede dar lugar a la declaratoria de vacancia del empleo. En concreto: el servidor público falta al trabajo y no justifica debidamente su ausencia. Esa falta puede dar lugar a una sanción: se declara la vacancia del empleo.

    O sea que el abandono del cargo constituye una causal autónoma de retiro del servicio.

    Saludos,

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión? Manténgase Informado.