La no presentación de los libros de contabilidad y el desconocimiento de los costos y deducciones

El artículo 781 del estatuto tributario establece que le serán desconocidos los costos  y deducciones al contribuyente que no presente  los libros de contabilidad, sin embargo este desconocimiento no es absoluto ya que la misma norma establece una excepción en la que los costos y deducciones si son procedentes cuando no se presenten los libros de contabilidad.

La norma referida permite deducir costos y gastos cuando no se presentan los libros de contabilidad si el contribuyente los acredita plenamente:

(…) En tales casos se desconocerán los correspondientes costos, deducciones, descuentos y pasivos, salvo que el contribuyente los acredite plenamente. (…)

Significa esto que si el contribuyente no lleva contabilidad y en razón a ello no la presenta cando la Dian se lo solicita, podrá deducir sus costos y gastos en la medida en que acredite, en la medida en que pruebe la realidad de lo que pretende deducir.

No dice la norma cual es la forma ideal de acreditar plenamente los costos, deducciones descuentos y pasivos, pero entendemos que ello será posible si se presentan los documentos y soportes que cumpliendo con los requisitos particulares de cada uno son avalados por la ley como prueba.

Es el caso por ejemplo de una factura de compra. Si la factura que soporta el gasto que se pretende deducir cumple con todos los requisitos exigidos por el artículo 771-2 del estatuto tributario, ese gasto debe entenderse plenamente acreditado y en consecuencia procede fiscalmente aun cuando la contabilidad no exista.

Lo anterior luce apenas razonable puesto que la contabilidad no es más que un registro cronológico de unos hechos que están soportados mediante algún documento legalmente idóneo, de modo que si el origen probatorio de la contabilidad está en los soportes de los hechos en ella consignados, esos soportes han de ser suficientes para respaldar un costo o una deducción, puesto que ellos tienen la capacidad de otorgar  certeza de la realidad de los hechos en cuestión.

La contabilidad debe estar sustentada en documentos válidos (artículo 56 del decreto 2649 de 1993), de modo que sin esos documentos la contabilidad no es creíble y por sí sola  podría no ser prueba suficiente. En cambio un documento idóneo puede ser prueba suficiente aunque la contabilidad brille por su ausencia.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.