La nulidad como forma de extinguir deudas tributarias

La nulidad es una de las formas que permiten la extinción de las deudas tributaria a cargo del contribuyente, nulidad que puede ser decretada por la misma administración tributaria o por un juez de la república cuando se recurre a la vía jurisdiccional.

Para que exista una deuda tributaria cierta debe existir un título ejecutivo o un acto administrativo que preste mérito ejecutivo, que bien puede ser la declaración privada presentada por el propio contribuyente, una liquidación oficial proferida por la administración de impuestos, o una resolución sanción, etc.

Cuando el acto o documento que soporta la deuda tributaria a cargo de contribuyente deriva de un acto administrativo proferido por la Dian, es factible solicitar la nulidad de ese acto administrativo, y en caso de concederse, desaparece el soporte de la deuda por lo que esta se extingue.

Es el caso por ejemplo de una liquidación de aforo que luego es demandada ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo y en cualquier de las instancias se declara su nulidad. En ese caso, los valores contenidos en la liquidación de aforo quedan sin piso legal  y no podrán ser cobrados al contribuyente, toda vez que no media ningún documento o acto administrativo que preste mérito ejecutivo con el cual se pueda recurrir a las diferentes posibilidades que tiene la Dian para hacer un cobro jurídico o coactivo, es decir que la deuda allí alegada ha desaparecido, se ha extinguido.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.