La oportunidad no pierde el tiempo con los incompetentes

Es quizás una frase muy dura pero no por ello deja de ser muy real y apropiada.

Son muchos los autores que hacen referencia a frasees de este tipo por representar la realidad de muchas personas.

Cuando no conseguirnos algo siempre nos quejamos de la falta de oportunidad, y como consecuencia de ello, seguimos pidiendo desesperadamente oportunidades y más oportunidades, hasta hacemos grandes marchas para que el estado nos las regale.

Pero resulta que las oportunidades muchas veces nos han visitado y por no estar preparados para aprovecharlas, simplemente la dejamos escapar hasta sin darnos cuenta de ello.

La oportunidad es eso, oportunidad para aquellas personas que están en la capacidad de aprovecharlas.

Solo si somos competentes para algo podremos aprovechar las oportunidades que se nos presenten.

Si queremos hacer algo, si queremos ser alguien, primero debemos prepararnos para ello, pues es la única forma posible de alcanzar las habilidades y competencias necesarios para poder ejecutar acciones que nos permitan desarrollar un actividad que nos conducirá al logro de nuestros objetivos.

Muchas  personas sueñan con trabajar en una gran empresa y no hacen el más mínimo esfuerzo para prepararse, para ser competente para desempeñarse en esa empresa.

El común de los miembros de nuestra sociedad se limita a realizar lo mínimo posible ya sea en el trabajo, en la universidad o en su casa. De esa forma nunca serán competentes para actuar en el momento en que se les presente la oportunidad.

Cada vez que una persona se presenta a una entrevista de trabajo y no es seleccionado, fue una oportunidad que no quiso perder el tiempo con una persona que no era competente para realizar ese trabajo.

Cada vez que rechazan a una persona que se ha presentado para un puesto vacante, simplemente lo han rechazado por no ser competente para alcanzar ese trabajo, luego la situación no es por falta de oportunidades sino por no ser competente para aprovecharlas.

En la vida hay que saber hacer algo. Hay que desarrollar habilidades y competencias en alguna profesión u oficio. Y debe hacerse de la mejor manera porque es seguro que habrá mucha gente que se desempeña o quiere desempeñarse en la misma profesión u oficio, y es un hecho que cuando se presente la oportunidad, sólo el mejor, el más hábil, el más competente será el que se quede con la oportunidad, pues está no perderá el tiempo con quien no será capaz.

La culpa no es del vecino o del amigo que nos ha ganado la oportunidad, la culpa es nuestra por ser incompetentes para asumir los retos que nos imponen las oportunidades.
La oportunidad llega y si no hay nadie competente para aprovecharla, simplemente desaparece. Es quizás por eso que los países en desarrollo siempre hemos estado y estaremos en las mismas condiciones. Las oportunidades han estado siempre ahí pero no las hemos aprovechado.

Tenemos suficientes recursos naturales pero no somos competentes para transformarlos, para agregarles valor, así que la oportunidad no espera y se va para algún país del norte que hará lo que nosotros no fuimos capaces de hacer, y la única responsable de toda esta situación es nuestra propia incompetencia.

La incompetencia es la principal responsable de que no seamos capaces de hacer nada importante, e inclusive y tristemente, nada útil.

La única forma de ser competentes es trabajar duro hasta alcanzarla. No es tomando cerveza, ni viendo telenovelas, ni chateando por Messenger  que se adquiere el conocimiento y la competencia…

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.