La prenda es un contrato accesorio y meramente voluntario

El contrato de prenda no solo puede ser constituido sobre un bien mueble propio, ya que también es posible afectar con este gravamen  bienes ajenos, sin embargo esta afectación debe ser consentida por el dueño tanto en la prenda civil como en la comercial. Aunque la cosa dada en prenda sea propia de quien la constituye o de otra persona es fundamental siempre el consentimiento, es decir, que aunque el bien mueble sea mío solo puede afectarse con este gravamen con mi consentimiento, a menos que la ley señale otra cosa.

Dado que el contrato de prenda es un contrato accesorio por medio del cual con la cosa garbada se respalda el cumplimiento de una obligación, como cuando en el contrato de mutuo se da en prenda un bien mueble para respaldar el pago; el hecho de que el contrato de prenda tenga un carácter meramente voluntario evita que se tomen cosas del deudor sin su consentimiento o que se afecte por medio de este gravamen bienes de terceros sin su permiso.

De acuerdo a lo señalado en el artículo 2417 del código civil, es indispensable el consentimiento del deudor para que se constituya la prenda, dicho artículo señala:

“No se podrá tomar al deudor cosa alguna contra su voluntad para que sirva de prenda, sino por el ministerio de la justicia.

No se podrá retener una cosa del deudor en seguridad de la deuda, sin su consentimiento; excepto en los casos que las leyes expresamente designan”.

Ahora bien, si la cosa dada en prenda es ajena y esta se constituyó sin consentimiento del dueño ¿que el asiste al acreedor?

En derecho civil mientras el dueño no reclame la cosa, subsiste el derecho de prenda sobre la cosa ajena, aunque el dueño no haya manifestado su consentimiento en el contrato, en caso de que el dueño reclame la cosa podría el acreedor solicitar otra prenda, caución o en defecto de cualquiera de las dos que se cumpla de inmediato  la obligación.

En materia comercial el solo hecho de que el acreedor llegue a tener conocimiento de que la cosa dada en prenda es ajena y que el dueño no consintió en el contrato, genera como derecho que este de inmediato solicite otra prenda o que se le pague inmediatamente la deuda, de conformidad con lo señalado en el artículo 1201 del código de comercio, este podrá elegir independientemente de que exista plazo aun para el pago.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Leonardo Alberto Osorio Bedoya dice:

    Excelente articulo, muy bien documentado

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.