La presión constante con que vive el emprendedor

La presión a que se ve sometido un emprendedor es alta y constante, más agobiante que la del común de la gente.

Se dice que toda solución conlleva a la vez a un problema, y parece que esta regla está presente también en el emprendimiento. El emprendimiento que ha sido la solución de muchos  sus problemas económicos y laborales, se puede convertir en una presión y estrés a veces difícil de sobrellevar.

La responsabilidad que recae sobre un emprendedor es enorme, puesto que de él no sólo depende su idea, su vida, sino la de mucha gente. De las decisiones que el emprendedor tome se derivan muchas consecuencias negativas o positivas que de una u otra manera afectan a todos los que están involucrados en el proyecto de emprendimiento.

El emprendedor por ejemplo,  por necesidad debe romper la regla de no llevarse el trabajo para la casa o para sus vacaciones, lo que hará muy difícil lograr un equilibrio entre su vida como emprendedor y su vida personal o familiar, situación que hace aún más difícil la vida de todo emprendedor.

En este orden de ideas, el emprendedor debe tener la capacidad para manejar la presión, el estrés, debe ser capaz de actuar en situaciones difíciles con toda la calma, no dejarse afectar por condiciones adversas, etc.

Por eso también es importante que el emprendedor cuente con el apoyo de su familia y amigos, de lo contrario será muy difícil que tenga éxito, puesto que en el momento en que el proyecto de emprendimiento empiece presentar problemas serios como financieros, de personal, con clientes o proveedores, etc., el emprendedor deberá contar con el apoyo y la compresión de su círculo familiar para poder responder adecuadamente a estas exigencias.

Si la presión, el estrés y los problemas no se abordan con la mesura y la actitud adecuada, no solo el proyecto de emprendimiento se verá en dificultades, sino que la vida personal del emprendedor también se verá afectada, puesto que por encima de él no hay nadie a quien recurrir para solucionar los problemas.

Emprender no es tan fácil como parece. Se requiere tener el talante y la voluntad suficiente para no dejarse arrastrar por la presión a que se ve sometido el emprendedor diariamente.

Con razón dicen muchos expertos que las ideas es quizás el elemento menos importante en  cualquier emprendedor. Es la ejecución de la idea lo verdaderamente importante, lo definitivo en el éxito de cualquier emprendedor; por eso no basta con tener una linda idea, hay que tener la habilidad y capacidad para desarrollarla, y entre esas habilidades está el saber manejar la presión y el estrés, puesto que estos aspectos pueden llevar a cualquier persona a “tirar la toalla”.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.