La privatización de las utilidades y la socialización de las perdidas demonizan el capitalismo

La privatización de utilidades y la socialización de utilidades, práctica muy común en muchos países del tercer mundo e inclusive industrializados, demonizan el capitalismo.

El caso más reciente en donde el estado decide socializar las pérdidas del sistema capitalista después de que algunos de sus actores se han hecho millonarios en solitario, ha sido la crisis financiera  de los Estados unidos, donde el gobierno ha salido al rescate de grandes bancos que se fueron a la quiebra después de haber obtenido enormes ganancias especulando en el mercado de bienes inmuebles mediante el otorgamiento o respaldo de hipotecas subprime.

El descontento por esta  práctica es tal, que gran parte de la gente del común en los  Estados unidos no están de acuerdo que con dinero de todos los contribuyentes se acuda al rescate de grandes corporaciones que precisamente fueron  las causantes de esta crisis.

Aquí en Colombia vimos una situación similar hace ya casi una década, cuando el gobierno decidió salir al rescate del sistema financiero que entró en una severa crisis, y una vez superada la crisis, los bancos empezaron a obtener jugosas utilidades, utilidades que naturalmente no fueron socializadas ni si quiera con los mismos usuarios de los bancos, puesto que a esos, al contrario, cada día le incrementan los costos por la utilización de los diferentes servicios y productos financieros.

Este tipo de prácticas lleva a muchos a considerar que el capitalismo es salvaje, que va en contra de los intereses y el bienestar de la población más débil [que es la gran mayoría en cualquier país], y que sólo es un sistema diseñado para el beneficio de las grandes empresas, que son las que precisamente controlan todo el sistema, causan los problemas y cuando estos surgen, entonces si recurren a la población para que se sacrifique, cuando no recibieron nada de lo obtenido en los buenos tiempos.

Y de hecho el capitalismo busca favorecer y privilegiar al capital, a quien lo tiene, lo cual en principio no debe ser negativo; el problema surge cuando el estado no ejerce un control efectivo sobre las diferentes practicas y estrategias capitalistas, por lo que los errores del capitalismo pueden llevar a una crisis como la actual, y tal vez alentada con la seguridad de que si se hacen las cosas mal, el estado y de paso todo los contribuyentes, siempre recurrirán en su ayuda.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.