La propiedad horizontal y la ley 1774 de 2016 “Ley de anti maltrato animal”

Por

Sin ánimo de ser pedantes, nuestra infinidad de amables visitantes nos han reconocido el carácter de pioneros y abanderados en el tema de las relaciones de las copropiedades con los tenedores de mascotas, a través de nuestro link hasta el punto de distinguirnos como un referente cierto en diversos círculos incluso más allá de las fronteras patrias.

En desarrollo de nuestra interacción sobre el particular, hemos recibido noticia de cientos de curiosas “regulaciones” adoptadas por distintas copropiedades a lo largo y ancho del país, que por su elocuencia trascienden la mediana lógica ubicándose en la excentricidad; entre ellas, la de “prohibir” que los perros transiten por las zonas comunes, o que deben salir por el sótano a determinadas horas, o que no pueden ser movilizados en los ascensores suponiendo la obligación a los tenedores de mascotas longevas, enfermas o incapacitadas de bajar y subir 10 pisos a pie tres veces al día, o que deban ser alzados ejemplares de 25 kilos para que su vaho natural no enturbie el mármol de la recepción o “impedírseles” que ladren en la zona de la administración, o en el colmo de los colmos, que gaticas de la calle que tienen sus crías en los parqueaderos comunales y que son apadrinadas por los niños deban ser echadas porque “quien se hace responsable de ellos”. Ahora, en equilibrio de nuestra postura, también hacemos eco de los perrunos que duran horas y horas encerrados en un apartamento de 50m2 y todo el día o la noche están aullando.

Sea en consecuencia la oportunidad, para llamar la atención sobre los principios propios para la protección y bienestar animal, consagrados en el Artículo 3º de la Ley 1774 de 2016 y que guardan estrecha relación tanto con las absurdas, ilegales e inaplicables restricciones, prohibiciones y acciones que se les ocurre a ciertos Órganos de Dirección de la Propiedad Horizontal, como con el trato que reciben las mascotas por parte de sus tenedores.

Al efecto, los principios de bienestar animal garantizan que las mascotas “no sufran injustificadamente malestar físico o dolor”, que “ no sean sometidos a condiciones de miedo ni estrés”, al tiempo que,  “ puedan manifestar su comportamiento natural”, de tal forma que amen de la ilegalidad de cualquier restricción, prohibición o acción que de la ejecución de cualquier decisión contrariando la ley, la jurisprudencia de la Corte Constitucional y estos principios de bienestar animal pueda conllevar una situación de MALTRATO ANIMAL, hoy por hoy,  en los términos de los Artículos 339 A y 339 B del Código Penal, y del Artículo 46 de la Ley 84 de 1989, podrán conllevar para los Administradores de las Copropiedades como a los tenedores irresponsables de mascotas, las multas y penas de prisión en estas previstas.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.