La "refinanciación" de deudas bancarias no es reporte negativo a las centrales de riesgo

Por

Una de las preocupaciones que mayormente inquietan a nuestros consultantes radica en el impacto que tendrá en sus reportes en bases de datos la "refinanciación" de las obligaciones en mora.

Al efecto la Superintendencia Financiera de Colombia a través del Concepto 2014099816-001 de 25 de noviembre de 2014, pretende dar sino un parte de tranquilidad, por lo menos una luz en el manejo de estos delicados temas, precisando previamente que de acuerdo con los literales a) y b) del artículo 14 de la Ley 1266 de 2008:

"...se presenta reporte negativo cuando las personas naturales o jurídicas se encuentran en mora en sus cuotas u obligaciones, y reporte positivo cuando están al día en las mismas, ello implica que los demás datos del reporte incluida la calificación por nivel de riesgo, o las anotaciones de reestructuración, no forman parte del reporte negativo..."

Ahora bien, técnicamente, pero de manera simple, no se hablaría de refinanciación de deudas sino de  "reestructuración de crédito", y en este entendido,  consiste en la adopción de “(…) cualquier mecanismo excepcional, instrumentado mediante la celebración y/o ejecución de cualquier negocio jurídico, que tenga por objeto modificar las condiciones originalmente pactadas con el fin de permitirle al deudor la atención adecuada de su obligación ante el real o potencial deterioro de su capacidad de pago”. 

De esta forma, un reporte con anotaciones de "reestructuración", constituiría en principio un reporte neutro, esto es, no es negativo pero tampoco positivo, sino que la obligación se encuentra en stand bay, valga insistir, no está en mora sino que ha sufrido modificaciones " en las condiciones originalmente pactadas" a fin de ofrecer al deudor posibilidades de pago acordes con una nueva, pero inferior capacidad de pago a la inicialmente detentada. 

No obstante, si hay que tener en cuenta que aunque la anotación de "reestructuración" no supone un reporte negativo, la calificación de un cliente que realizan los bancos con base en la evaluación del riesgo crediticio, "...involucran aspectos tales como la capacidad de pago, el servicio a la deuda, las características del contrato, que incluyen, sus condiciones financieras, la calidad de las garantías, las fuentes de pago, así como también, las condiciones macroeconómicas a las que pueda quedar expuesta la entidad..." toda vez que  deben proteger los recursos financieros en la medida en que está de por medio no solo el aprovechamiento, sino la inversión de los dineros captados del público ahorrador.

Concluye la Superintendencia Financiera: 

"Los créditos reestructurados podrán mantener la calificación inmediatamente anterior, siempre que el acuerdo de reestructuración conlleve una mejora de la capacidad de pago del deudor y/o de la probabilidad de incumplimiento. Si la reestructuración contempla períodos de gracia para el pago de capital, solamente se podrá mantener dicha calificación cuando tales períodos no excedan el término de un año a partir de la firma del acuerdo. 

Los créditos pueden mejorar la calificación o modificar su condición de incumplimiento después de ser reestructurados, sólo cuando el deudor demuestre un comportamiento de pago regular y efectivo a capital, acorde con un comportamiento crediticio normal, siempre que su capacidad de pago se mantenga o mejore”.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión? Manténgase Informado.