La renuncia del Trabajador – El preaviso y la aceptación de la renuncia

Ya se ha dicho en esta página que la ley laboral no establece de manera  expresa una consecuencia de carácter indemnizatorio a cargo del trabajador que termina intempestivamente el contrato de trabajo. Pero esa omisión de la ley no puede servir de aliciente a los trabajadores para institucionalizar la práctica de abandonar el puesto sin surtir primero el trámite que la misma ley prevé y que la consideración y los buenos modales  recomiendan: avisarle al empleador con la debida anticipación su decisión de marcharse de la empresa. El trabajador que obvia ese deber moral deja al descubierto su falta de gratitud y le da un portazo en la cara a quien creyó en él y lo acogió en su empresa. Yo frecuentemente les recomiendo a los trabajadores que al salir siempre dejen la puerta abierta, pues puede ocurrir que más adelante la vida los ponga en el camino del regreso.

De otra parte, es preciso aclarar que el hecho de que la ley laboral no establezca una sanción pecuniaria para el trabajador que “deja botado el puesto”, esa circunstancia no priva al empleador afectado con dicho abandono de la posibilidad de acudir a la justicia ordinaria en procura de que se condene al trabajador a indemnizarle los perjuicios que con dicha conducta éste le haya ocasionado. Desde luego que el empleador deberá probar los perjuicios alegados.

A continuación ofrezco un modelo de carta de renuncia:

 Señor

(Nombre del representante de la empresa)

Gerente (Director, Administrador, etc. según corresponda)

(Nombre de la empresa)

Presente

Cordial saludo,

Comedidamente me permito informarle que motivos de orden personal me obligan a retirarme de la empresa a partir del (fecha).

Esta es la oportunidad propicia para agradecerles al señor gerente, y por su intermedio a los demás directivos de la empresa, la oportunidad que me brindaron de vincularme a (nombre de la empresa) y la acogida que me dispensaron durante mi permanencia en ella.

Les deseo muchos éxitos.

Cordialmente,

(Nombre del trabajador)

Ahora bien, la renuncia presentada por el trabajador puede ser respondida por la empresa, bien sea aceptándosela o no aceptándosela Pero también puede guardar silencio. Me explico:

Aceptándosela. En este caso la empresa le manifiesta al trabajador que le acepta la renuncia. Sin embargo, al hacerlo, es decir al aceptarle la renuncia al trabajador, el contrato de trabajo que estaba encaminado a terminar por renuncia, ya no terminará de ese modo sino que lo será por mutuo acuerdo. La razón es sencilla:  ya no se trata de la sola voluntad del trabajador de terminar el contrato de trabajo, sino que concurre también, en el mismo sentido, la voluntad de la empresa, y esa concurrencia de las dos voluntades construyen un mutuo acuerdo.

No aceptándosela. La empresa le responde al trabajador que no le acepta la renuncia y lo invita a reconsiderar su decisión. En este caso es visible el interés de la empresa en seguir contando con los servicios del trabajador.

Pero también puede ocurrir que la entidad empleadora no le acepte la renuncia al trabajador a pesar de que su interés sea el de que éste se vaya de la empresa. Tal sería el siguiente caso: el trabajador dice en su carta que la renuncia la presenta a solicitud o por exigencia de la empresa. En este caso es obvio que la empleadora no debe aceptar la renuncia, pues renuncia inducida o impuesta equivale a despido sin justa causa. Lo indicado en esta hipótesis es que la empresa rechace firmemente la imputación que le hace el trabajador, advirtiéndole a la vez que de todas maneras está en su derecho de irse de la empresa si esa es su decisión, la cual la entidad respeta  pues ella hace parte de su fuero interno.

De la misma manera puede pasar que el trabajador presente la renuncia y que el empleador no se la acepte y proceda a despedirlo. Esa situación puede darse en aquellos casos en que el trabajador incurre en la comisión de una o varias faltas gravísimas (delitos por ejemplo), y al verse descubierto  y ante la inminencia de ser despedido se le anticipa al empleador y renuncia. 

Guardando silencio sobre la aceptación. Puede suceder que la voluntad del empleador se encamine a que el contrato de trabajo termine por renuncia, o sea que no quiere manifestarle su aceptación de la misma para que la terminación del contrato no se produzca por mutuo acuerdo. En tal situación el empleador puede no contestar la carta de renuncia, pero designa una persona para que le reciba el cargo y procede a la liquidación final de las prestaciones sociales del trabajador que se retira.

Algunos dirán que al guardar silencio el empleador estaría aceptando tácitamente la renuncia, pues según el viejo aforismo “el que calla otorga”. Eso no es cierto, el que calla ni acepta ni niega, sencillamente no dice nada.

Para terminar, importa anotar que si el trabajador plantea la renuncia como un ofrecimiento de terminación por mutuo acuerdo, el renunciante puede retractarse en cualquier momento mientras el empleador no le haya comunicado su aceptación;  pero si el trabajador  presenta la renuncia de manera común y corriente, la retractación sólo será posible si el empleador consiente en ella de manera expresa o explícita. De manera pues, que no es cierto eso que se dice “por ahí” de que mientras la empresa no le comunique al trabajador la aceptación de su renuncia,  éste puede desistir de ella.

Y en tratándose de servidores públicos, si la entidad no se pronuncia sobre la aceptación de la renuncia dentro de los 30 días siguientes a su presentación, el funcionario dimitente puede separarse del cargo  sin incurrir en abandono del empleo, o continuar en el desempeño del mismo, caso en el cual la renuncia no producirá efecto alguno, tal como lo prevé el art. 113 del Decreto 1950 de 1973.

Conozca sus derechos laborales como trabajador o empleador: Guía Laboral 2017.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

25 Opiniones
  1. Pamaju Valencia dice:

    Buenos días, en la empresa que laboro me han dicho que hiciéramos una negociación porque necesitan que yo salga a vacaciones antes de que se me cumpla el tiempo, pero mi contrato es fijo a un año, faltan casi tres meses para que se me venza el tiempo y mi pregunta es, si aun faltan casi tres meses para el vencimiento del contrato y no por decisión mía sino de mi jefe me dicen que debo hacer una carta de renuncia para así liquidarme el tiempo hasta la fecha, cual es la forma en la que me deberían liquidar,?
    El tiempo restante lo pierdo?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.