La revolución blockchain

Por   14/10/2017

Vivimos en una época de continuo cambio. Internet es una innovación que se hizo popular hace menos de 25 años. Estamos acostumbrados a que la revolución tecnológica introduzca cambios radicales en nuestra manera de comunicarnos, divertirnos o trabajar.

Sin embargo, muchas de esas innovaciones optimizan procesos existentes, pero siguen dependiendo de la confianza que los consumidores depositan en las organizaciones. Blockchain está destinado a transformar eso.

¿Qué es blockchain?

Blockchain o cadena de bloques, es una tecnología que permite que los nodos de una red se envíen mensajes que quedan registrados en una base de datos de forma inmutable.

A simple vista, parece algo trivial, pero piensa por un momento en cualquier proceso de negocio en el que intervienes cada día.

Si pides un café, el camarero te dará un ticket con el importe de la compra y la máquina registradora anotará una transacción. Pero ¿es esa anotación inmutable? ¿Puede un auditor, un inspector fiscal, por ejemplo, estar seguro de que el registro de transacciones no ha sido modificado con posterioridad?

Otro ejemplo, es la existencia de notarios y registros públicos de propiedad. Estas figuras garantizan que los registros de propiedad de inmuebles sólo se modifican cuando efectivamente hay una transacción real.

La cadena de bloques consigue el mismo efecto: registra transacciones y esos registros son válidos para todas las partes sin necesidad de que un notario valide esa transacción.

La confianza es la clave

Cuando oigas la palabra “cadena de bloques” o blockchain piensa en un base de datos. En esa base datos se apuntan todas las transacciones. Todos los participantes de la red tienen una copia de esa base de datos.

Si tuvieras que comprobar una transacción ¿a quién preguntarías? ¿preferirías un nodo u otro? En otras palabras ¿a quién considerarías el notario que tiene la confianza para decirte la realidad de los registros?

En blockchain, la respuesta es sorprendente: todos los nodos guardan la misma copia del listado de registros y por tanto puedes preguntar a cualquier nodo, porque, en circunstancias normales, te dirá lo mismo.

En la cadena de bloques, cada nodo se convierte en un notario. La confianza, un elemento clave en la mayoría de los procesos de negocio, ya no se basa en el conocimiento personal o el prestigio de un tercero, sino que existe por el consenso de la red sobre cuál es la lista de registros correcta.

Imagínate que todos y cada uno de los propietarios de inmuebles tuviera una copia del registro de la propiedad y que este sólo pudiera cambiar con el acuerdo de cada uno de los propietarios. Sería prácticamente imposible falsificarlo. Ese es el principio sobre el cual se sustenta la tecnología de la cadena de bloques.

El ejemplo del matrimonio

Vamos a ver, con un sencillo ejemplo, cuál es la diferencia entre el proceso tradicional basado en la confianza y cómo puede funcionar ese proceso con la tecnología blockchain.

En el caso del matrimonio entre dos personas, éstas dejan constancia de su voluntad firmando un papel. Dicho papel será rubricado también por los testigos que confirman que los contrayentes tienen voluntad de casarse. Además, una persona con autoridad suficiente, declara que la unión es válida e insta a que se inscriba en un registro. Recuerda quienes son los actores: contrayentes, confirmantes, validador. Y piensa que el objeto de la ceremonia, desde un punto de vista legal, es asegurar que el registro se corresponde con la voluntad de las personas que contraen matrimonio.

Ahora veamos cómo se haría el mismo proceso usando blockchain. Este proceso de registro matrimonial ya se ha empleado usando la red Ethereum, una plataforma de cadena de bloques que permite la creación de aplicaciones distribuidas. Probablemente, el matrimonio así registrado no tiene cobertura legal, ya que la ley no contempla todavía la posibilidad de usar Ethereum como registro matrimonial, pero cualquier especialista podría atestiguar ante un juez cuál era la voluntad de las partes.

En primer lugar, los contrayentes redactarían un documento expresando su voluntad de contraer matrimonio. En segundo lugar, aplicarían a ese documento un procedimiento criptográfico utilizando las firmas electrónicas de ambas personas. El resultado sería un “hash” o secuencia alfanumérica sin ningún significado a simple vista, pero que, una vez desencriptado contiene el documento original. Por último, se registraría ese “hash” en la cadena de bloques, sin que pudiera ser alterado ese registro.

¿Qué procedimiento es más fiable? En el procedimiento tradicional, si quisiéramos confirmar la validez del contrato matrimonial deberíamos confiar en que el funcionario del registro no alteró el apunte y de igual forma, también depositamos nuestra confianza en que el funcionario que nos da el certificado, no miente.

En el caso de blockchain, no es necesaria esta confianza. El registro del contrato en la cadena de bloques ha sido realizado siguiendo un protocolo que asigna a diferentes nodos el papel de confirmantes y validadores. Una vez registrado, cualquiera podría leerlo.

Validez regulatoria

La cadena de bloques se diferencia de otras aplicaciones tecnológicas en cómo aborda el problema de la confianza entre humanos. Por eso se dice de blockchain que es “trustless” literalmente “sin confianza”. En realidad, depositamos la misma confianza que en otros métodos, pero en vez de centrarla en determinados roles, confiamos en el procedimiento criptográfico y en el consenso de los nodos de la red.

El gran inconveniente a corto plazo es que esta tecnología revolucionaria afecta a procesos clave en las sociedades: contratos, elecciones, sociedades mercantiles. Todos estos aspectos están sujetos a una regulación muy precisa por parte de los gobiernos, para evitar, precisamente, el abuso y el engaño. La cadena de bloques es una forma de disminuir la posibilidad de engaño, pero aún no hay acuerdo en cómo implementar su uso legalmente. La tecnología está cambiando tan rápido, que aún es pronto para que sus efectos se noten en el día a día.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.