La sociedad por acciones simplificada no es una figura adecuada para una gran empresa

La sociedad por accione simplificada (SAS), no es una figura societaria que se pueda considerar adecuada para una empresa de gran tamaño, esto debido a que es una figura simplificada creada por la ley hacer más amable el trabajo de legalización a pequeños  y medianos empresarios.

La razón para hacer tal afirmación, es lo dispuesto por el artículo 4 de la ley 1258 de 2008:

Imposibilidad de negociar valores en el mercado público. Las acciones y los demás valores que emita la sociedad por acciones simplificada no podrán inscribirse en el Registro Nacional de Valores y Emisores ni negociarse en bolsa.

Una de las características de una gran empresa, es que sus acciones se negocien en la bolsa de valores, posibilidad no contemplada por la ley para las sociedades por acciones simplificada.

Una de las formas que tiene una empresa para adquirir la necesaria financiación para poder expandirse y crecer, es precisamente cotizar en bolsa, lo que de entrada le quita a la SAS una excelente fuente de financiación.

No quiere decir esto que una SAS no pueda aspirar a ser una gran empresa, una multinacional, pero sí le dificulta el proceso en la medida en que carece de la principal fuente de capitalización.

La SAS es ideal para la pequeña y mediana empresas, que por su escaso presupuesto le es difícil asumir los costos de constituir y gestionar una sociedad anónima, pero si se quiere tener una mayor proyección, quizás la SAS no sea la mejor opción.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.