La solidaridad laboral no predica con respecto a la representación o el mandato

El hecho de que una persona o empresa actúe en representación o en mandato de otra empresa no lo convierte en responsable solidario de las obligaciones laborales asumidas por la representada o la mandante.

Una empresa puede encargar a un tercero (persona natural o jurídica) para que lo represente o actúe en su nombre en determinadas actividades, incluso en la contratación de personal,  y tal circunstancia no hace que el tercero se convierta en deudor solidario de las obligaciones laborales adquiridas por la empresa representada.

Así lo ha recordado la sala laboral de la corte suprema de justicia en sentencia 30653 del 17 de febrero de 2009 con ponencia del magistrado Gustavo José Gnecco Mendoza:

De esos textos no puede deducirse que quien los suscribió, Rodolfo Schmid F., como persona natural, y en representación de Servicios Técnicos Graf de Colombia Ltda., hubiera contratado al actor, o que esa empresa tuviera la calidad de empleadora como lo pretende el impugnante, pues  en ellos con toda precisión se afirma que la empleadora es GRAF + CIE AG. Y si bien en el segundo de ellos se indica que esta empresa es representada en Colombia por SERVICIOS TÉCNICOS GRAF de COLOMBIA, de allí no puede concluirse que asumiera la condición de empleadora, pues, obviamente quien actúa en calidad de representante laboral de un empleador no adquiere este carácter.

Más adelante continúa diciendo la corte suprema de justicia:

De otra parte, del texto de la aludida misiva no se desprende que las  órdenes a las que allí se alude proviniesen de R. Schmid, de modo que no puede establecerse que éste ejerciera actos de subordinación sobre el actor. Y aún cuando podría ser demostrativo de que esta persona actuaba como representante o mandatario de la empleadora, es claro que esa condición no la hace responsable de las obligaciones laborales a cargo de aquélla, en la medida en que el representante laboral no asume la condición de empleador, ni tampoco, desde luego, las responsabilidades que competen a quien representa.

Se debe precisas, eso sí, que el representante o mandante debe limitarse a actuar y proceder como lo que es y no ejercer como verdadero empleador pues en tal caso se desnaturaliza la representación o la intermediación y se transita a un territorio en el que puede surgir la solidaridad.

Consultar artículos 32, 33, 34 y 35 del código sustantivo del trabajo.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.