La suerte del gavilán no la tiene el garrapatero

Esta semana se ha divulgado el descubrimiento que los estadounidenses hicieron en Afganistán de un minero de gran valor llamado Litio.

Es descubrimiento se realizó por allá en el 2007 y sólo se ha hecho público por estos días. Y el descubrimiento lo hicieron personas o elementos pertenecientes a las fuerzas militares estadounidenses  y es en un memorando interno del pentágono donde se hace la primera referencia a este multimillonario hallazgo.

Se habla de un yacimiento con un potencial valor de un billón de dólares, eso, un millón de millones de dólares, que en estados unidos se le conoce como trillón.

Es mucho dinero, y es mucha suerte haber encontrado tanto dinero en un país al que se supone sólo se fue a combatir al terrorismo.

Un país que movido por el altruismo y la solidaridad humanitaria, tomó la decisión caritativa de invadir un país para eliminar una amenaza mundial, y corrió con tanta suerte que encontró mucho, mucho dinero. Eso no es coincidencia sospechosa, es suerte, un golpe de azar que ocasionalmente da el destino. Ya sabe, la suerte del gavilán no la tiene el garrapatero.

Desafortunadamente otros países más desgraciados y desdichados como Somalia, Ruanda, el Congo y otras tantas naciones sumidas en crueles guerras civiles,  no han tenido la suerte de contar con un billón de razones humanitarias  para que un país caritativo y desinteresado les preste una ayuda para acabar con el desangramiento de sus países.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.