Las competencias específicas no son suficientes para tener éxito

Las competencia específicas que un trabajador pueda tener, no son suficientes para garantizarle el éxito en su vida laboral.

Es interesante la opinión expresada por uno de nuestros usuarios sobre la dificultad de que la meritocracia individual sea tenida en cuenta en nuestro medio.

Es indiscutible que vivimos en una sociedad donde   no es extraño encontrar excelentes profesionales ocupando cargos que no corresponden a su perfil profesional, a la vez que hay cargos ocupados por personas incompetentes. Esto se debe precisamente a que en nuestro medio no es que se valore mucho aquello de la meritocracia, y menos si se trata de una entidad estatal.

El problema radica en que las competencias específicas no son suficientes para ocupar el lugar que por nuestras capacidades y competencias se supone nos merecemos.

Para conseguir trabajo no basta con poder demostrar que somos capaces de ejecutar a la perfección x o y tareas. Una vacante suele ser ocupada no por quien más sabe sino por quien más tiene amigos.

Cuando nos formamos, no hay que perder de vista que vivimos en una sociedad, y en consecuencia obligadamente nos relacionamos unos a otros; luego, la capacidad de relacionarnos debe ser una competencia que se debe desarrollar sin importar nuestra profesión u oficio.

Hacer amigos, conseguir contactos, interactuar adecuadamente con la sociedad, es tanto o más importante que saber hacer algo. De poco no sirve tener el conocimiento de Einstein sino somos capaces de conectarnos con la sociedad.

Es absolutamente indispensable desarrollar habilidades para conocer y relacionarnos con la gente indicada, puesto que allí están  los contactos que nos permitirán ingresar al mercado laboral para poder demostrar lo que sabemos hacer.

En este orden de ideas, desarrollar competencias sociales es imprescindible para desempeñarnos adecuadamente en la vida laboral e incluso en la vida personal.

Y es allí donde falla nuestro sistema educativo, puesto que este se preocupa más por enseñar cuánto es 2 + 2, que por  enseñar al estudiante a relacionarse e interactuar adecuadamente con la sociedad.

Es indispensable que en los pensum académicos se consideren las competencias sociales, pues de lo contrario el profesional tendrá dificultades para incorporarse en la vida laboral, la cual en gran medida depende de nuestra vida social.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.