Las pérdidas que se originen por la venta de los bienes recibidos en dación en pago no son deducibles

La figura jurídica de la dación en pago, es un procedimiento utilizado en forma excepcional para extinguir las obligaciones que el deudor no ha podido cumplir en la forma pactada, y consiste en la entrega de un bien para cancelar una deuda; en este mecanismo se presentan dos hechos económicos, el primero cuando se recibe el bien en dación en pago y el segundo cuando se vende, en ambos casos normalmente se incurre en pérdida, debido a que el valor del bien recibido en pago, es menor al saldo de capital adeudado y se vende por un valor inferior al que se recibió.

Miremos un ejemplo para identificar e independizar los dos hechos económicos, una entidad tiene una cartera (activo) por valor de $1.000, la cual extingue al recibir un bien en dación en pago, cuyo valor comercial es de $800; entonces reconoce la disminución total de la cartera y registra dentro de los activos el bien, la diferencia es un gasto no operacional por $200; posteriormente cuando vende el bien por valor de $700, igualmente incurre en una pérdida de $100.

La sección cuarta del Consejo de Estado, en reciente sentencia considero que las pérdidas que se originen por la venta de los bienes recibidos en dación en pago no son deducibles, veamos:

“(…)

Para la Sala no se puede reconocer la deducción de pérdida en recuperación de cartera con fundamento en el artículo 146 del Estatuto Tributario, toda vez que  la deducción solicitada por el Banco no se enmarca dentro de los supuestos previstos en dicha norma, que contempla la deducción por deudas manifiestamente perdidas o sin valor,  cuyo cobro no es  posible hacer efectivo por insolvencia de los deudores y de los fiadores, por falta de garantías reales o por cualquier otra causa que permita considerarlas como actualmente perdidas. En el caso concreto se trata de pérdidas originadas por circunstancias económicas en el sistema de financiación de vivienda, situación no prevista en el artículo 146 del Estatuto Tributario.

Aún en el evento de estimarse que el artículo 146 del Estatuto Tributario regula la deducción alegada, tampoco se demostró el cumplimiento de los supuestos consagrados en los artículos 79 y 80 del  Decreto Reglamentario 187 de 1975, como la edad de la cartera, las garantías que respaldaban los créditos, ni la existencia de cobros jurídicos, etc.  En consecuencia se desestima el cargo.

En cuanto al argumento del apelante según el cual la pérdida en que incurrió el Banco es deducible en los términos del artículo 148 del Estatuto Tributario, observa la Sala que sólo procede la deducción por pérdidas de activos regulada en el artículo 148 del Estatuto Tributario cuando se trate de bienes usados en la actividad productora de renta, y siempre que éstas hubiera ocurrido por fuerza mayor.

Por lo anterior, se observa que esta alta corporación hace referencia a la pérdida que se origina al recibir el bien y considera que no es deducible en la determinación de la base gravable del impuesto sobre la renta; igualmente se puede concluir que cuando se venda el bien recibido en dación en pago y se incurra en pérdida, tampoco es deducible porque esta clase de bienes no constituyen activo fijo para el contribuyente, de conformidad con el artículo 149 del Estatuto Tributario.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.