Las utilidades de las empresas crecen a costa de los bajos salarios

Que las utilidades de las grandes empresas crecen al tiempo que los salarios que estas pagan es bien sabido, aquí lo hemos dicho muchas veces, pero ahora lo ha dicho Paul Krugman en una columna de opinión en The New York Times. Recordemos que Krugman es un premio nobel de economía por lo que no se trata de un marxista de universidad que disfruta vociferar contra el capitalismo al tiempo que disfruta de él.

Es tan obvio que en todo el mundo  las grandes empresas buscan formas de bajar salarios al tiempo que sus balances muestran altos ratios de rentabilidad, que hasta respetados intelectuales y expertos hay observado tal situación.

En el primer párrafo de la columna arriba enlazada dice Krugman:

The American economy is still, by most measures, deeply depressed. But corporate profits are at a record high. How is that possible? It’s simple: profits have surged as a share of national income, while wages and other labor compensation are down. The pie isn’t growing the way it should — but capital is doing fine by grabbing an ever-larger slice, at labor’s expense.

Krugman advierte que si bien la economía estadounidense sigue deprimida, las ganancias corporativas están en su máximo histórico, y se pregunta cómo tal situación es posible, a lo que responde que gracias a que los salarios se han reducido mientras que los beneficios han aumentado en proporción al ingreso nacional. Expone que el capital se está llevando una porción mayor de la torta a expensa de los trabajadores.

La crisis económica de que mucho se habla desde el 2008 parece que no ha afectado los beneficios de las grandes empresas, empresas que se han aprovechado de la crisis para presionar la baja de salarios con la anuencia de los gobiernos. En esta crisis básicamente han sido los trabajadores quienes la han sentido. La crisis ha sido una perfecta excusa para que las empresas pidan moderación en las políticas salariales y sociales de los estados.

Aquí en Colombia por estos días en que se intenta negociar el salario mínimo,  economistas de toda clase han dicho que un incremento excesivo del salario mínimo perjudicará a la economía, al empleo y al mismo trabajador, por lo que desde distintos puntos se intenta posicionar la opinión según la cual sólo los salarios bajos ofrecerán competitividad y productividad a las empresas, conceptos que se están midiendo con base al incremento porcentual de los beneficios económicos, lo cual refuerza la observación hecha por Krugman: Las empresas están incrementando sus beneficios a expensas del trabajador.

Cuando lo único que importa son las gráficas ascendentes en los informes financieros de las empresas, aunque para ello haya que enviar a la miseria  a millones de trabajadores, significa que algo anda mal. La economía no debe estar al servicio de los números sino de las personas, de las necesidades de estas. Cuando la sociedad en su conjunto es desplazada en favor de unas cuantas corporaciones vamos por mal camino.

Hemos llegado al punto en que importan más las consecuencias negativas que puede tener en la bolsa un crecimiento moderado de los beneficios de una corporación a las necesidades que puedan sufrir millones de trabajadores. Ya sabemos que los especuladores financieros exigen que cada trimestre las empresas reporten utilidades crecientes y si eso no sucede las bolsas de valores se desploman y llegan los gobiernos a implementar reformas laborales para hacer la economía más competitiva.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.