Lesión enorme no aplica en la dación en pago

La figura de la lesión enorme no aplica en la dación en pago, de modo que si para extinguir una obligación previamente constituida se acepta recibir una cosa distinta (dación en pago), no se puede recurrir a la lesión enorme si se considera que el valor de lo recibido no alcanza a cubrir la deuda original.

A la luz del artículo 1946 del código civil colombiano, la lesión enorme es aplicable únicamente al contrato de compraventa, y según el artículo 1949 del mismo código, procede únicamente en el caso en que el contrato de compraventa se refiera a bienes inmuebles.

La dación en pago, según reiterada jurisprudencia de la corte suprema de justicia, no es equiparable o asimilable al contrato de compraventa, de modo que los principios jurídicos aplicables al segundo no son extensibles al primero.

Ha dicho la sala civil de la corte suprema de justicia en sentencia de julio 6 de 2007 expediente 11001-31-03-037-1998-00058-01 expuso:

Nada hay que agregar en torno de la consideración del ad quem relativa a la improcedencia de aplicar por analogía la lesión enorme a la dación en pago. Efectivamente, tal y como ese juzgador lo observó y ya con amplitud se trató con anterioridad en esta providencia, dicha forma de extinción de las obligaciones no es, stricto sensu, equiparable a la compraventa y, por lo mismo, el régimen legal que gobierna a ésta última, in toto, no le es aplicable a aquella, menos en lo referente a la laesio ultradimidium, por su carácter extraordinario, tasado, restringido y sancionatorio con que fue implantada en el sistema colombiano. De suyo, pues, que no pueden los jueces, enarbolando para ello la justicia, la equidad o las deficiencias que encuentran a la normatividad vernácula imperante sobre el particular, pretender extender los alcances de la lesión enorme a un negocio, como la dación en pago, para el cual no fue prevista. Eso, como ya se dijo y ahora se reitera, sería abrogar el derecho positivo vigente y, al tiempo, sustituir al legislador en una función que sólo a él compete.

Significa que si una persona acepta como dación en pago por una deuda de 20 millones de pesos un inmueble cuyo valor es de 7 millones, no puede luego intentar rescindir por lesión enorme el negocio jurídico llevado  a cabo para extinguir la obligación, aunque sea evidente el detrimento patrimonial sufrido por el acreedor al aceptar la extinción de una deuda por un bien que no cubría ni la mitad de la misma.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.