Llamadas telefónicas no deseadas gracias a una tarjeta de crédito

Así como en el correo electrónico existen los “correos no deseados”, en el servicio telefónico también existen las llamadas no deseadas y por supuesto, no solicitadas, llamada que parecen tener relación con la tenencia de una tarjeta de crédito.

En internet  eso se llama SPAM y el mundo telefónico también, spam telefónico, lo que por su puesto es molesto y en algunos países prohibido, ilegal.

No es agradable tener que atender llamadas comerciales. Llamadas para ofrecer productos milagrosos, potenciadores sexuales, suscripciones a cursos, libros y cosas que hasta asombran.

Estas llamadas, suelen ser en horas no adecuadas, y adicionalmente, muy extensas. Es casi imposible librarse de ese vendedor que intenta a toda costa convencernos de su oferta. Son tan insistentes que en muchos casos la única forma de hacerles entender que no nos interesan sus ofertas y que nos ofende su atrevimiento de llamarnos a la casa a deshoras, es cortándoles la llamadas.

Pero lo más preocupante de esta situación, es que hay una especie de carteles que prestan, ceden o venden los datos personales de las personas que luego son víctimas de estas llamadas acosadoras.

Y uno de esos carteles parece venir de quienes de alguna manera tienen acceso a los datos de quienes tienen una tarjeta de crédito. Quien por primera vez adquiere  una tarjeta de crédito, se habrá dado cuenta que al poco tiempo le está haciendo este tipo de llamadas con la antigua historia según la cual  “usted ha tenido el privilegio de ser seleccionado por nuestro sistema para regalarle un producto, y para recibirlo en la puerta de su  casa sólo tiene que pagar el valor del transporte….”.

No se sabe si es el banco o la empresa que gestiona las tarjetas de crédito, o quien sabe quien, pero alguien que tiene acceso a ellas, está cediendo información a empresas comercializadoras que luego torturan a la gente con llamadas telefónicas para ofrecer productos y servicios en los que incluso se puede advertir cierto engaño o hasta estafa.

Qué bueno sería que alguna entidad de control del estado investigará cómo estas empresas comercializadoras se hacen a los datos de los tenedores de una tarjeta de crédito, puesto que cuando le llaman, ya saben qué tipo de tarjeta se tiene.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.