¡Llegó la pensión! – ¿Qué hacer, llorar o reír?

Por

La pensión es un sueño de juventud. Y como todo sueño, se va desvaneciendo a medida que nos vamos despertando…

Todos hemos soñado con pensionarnos. La idea de que nos paguen sin trabajar nos seduce dulcemente.  Sin embargo, la pensión nunca llega sola, unas veces llega acompañada de la vejez, otras veces de la invalidez, o de la viudez o de la orfandad.

Cuando se hace acompañar de la vejez, su llegada es esperada con ansiedad e inquietud. ¡Me volví viejo! ¿Será que podré vivir con la pensión? ¿Tendré que conseguir otro empleo para completar lo de los gastos?  ¿Será que a esta edad alguien me da un empleo? ¿Y si pongo un negocio será que me da resultado?  En fin…

Pero la preocupación llega al clímax cuando la persona conoce el valor de la pensión. Imposible, ¿eso tan poquito?   ¡Eso está mal liquidado!  ¡Me están tumbando! ¡Necesito un abogado que sepa de pensiones, yo no me voy a dejar robar! … ¡Faltan semanas por incluir!

Pues bien, aunque en algunos casos la indignación tiene fundamento, pues la pensión ha quedado mal liquidada, la mayoría de las veces no es así. Lo que pasa es que generalmente las personas no se  preocupan por conocer y entender el procedimiento que señala la ley para la cuantificación de la pensión.

Pues bien, como el momento de la pensión llegó y ya no es posible diferir más esa tarea, el pensionado debe empezar por entender que el valor de la pensión guarda proporción con el monto de los salarios con base en los cuales cotizó durante los últimos 10 años, o durante toda la vida laboral, y con el número de semanas cotizadas.

También es preciso tener en cuenta que cuando el trabajador se pensiona el valor de la pensión resulta notoriamente inferior al monto del salario que percibía cuando estaba trabajando, a la vez que deja de recibir otros beneficios, tales como cesantías, intereses, prima de servicio, recargos por horas extras, recargos nocturnos, etc.

A lo anterior se le suma el hecho de que como pensionado debe asumir el valor total de los aportes para salud, cuyo monto es igual al 12% del valor de la pensión.

Y si bien el tema económico es el que más preocupación genera, existen otros no menos importantes que también le quitan el sueño al pensionado: la pérdida progresiva de la salud, la soledad, la sexualidad, la desocupación, la utilización del tiempo libre, el deterioro de las facultades físicas, y más adelante el de las facultades mentales.

Y no es que seamos pesimistas, es que esa es la realidad, así algunos motivadores se empeñen en vender la idea de que la vejez es una época maravillosa de la vida. Es posible que en un episodio de euforia así la veamos, pero cuando nos volvemos a encontrar con nosotros, la realidad recupera su rol de protagonista.

Ahora bien, la idea de escribir hoy sobre este tema nos surgió a la raíz de la inquietud que nos dejó un lector que se identifica como Héctor Dionisio Martínez Malaver, y que dice así: 

“Pregunto: ¿después de haber cotizado al ISS-Colpensiones 1.650 semanas con aportes costosos  es justo y legal que se me reconozca una pírrica pensión-limosna de un salario mínimo legal vigente más una chichigüita ?

Exigiendo respeto al debido proceso y aplicación de los principios de favorabilidad e igualdad de oportunidades he venido reclamando al ISS-Colpensiones desde año 2002,  sin ningún resultado, (…)”

Como puede advertirse en la nota, el disgusto del lector es evidente, pues considera inaceptable que luego de haber cotizado durante cerca de 32 años, se le otorgue una pensión de valor cercano al mínimo legal, la que no vacila en calificar de “pensión limosna”.

Aunque a primera vista pareciera que don Dionisio espera una respuesta, de parte nuestra, creemos que más que una respuesta lo que él pretende es sentar su voz de protesta por eso que considera arbitrario, injusto, ilegal e inhumano.

Es claro que por razones de tiempo y espacio no nos podemos detener aquí a  analizar si el procedimiento aplicado por Colpensiones es arbitrario, injusto o inhumano, pero lo que sí podemos hacer es brindar unas pautas para que los lectores en general, y don Dionisio en particular, verifiquen si dicho procedimiento es legal o no.

Como es costumbre nuestra, vamos a valernos de algunos ejercicios para ilustrar de qué manera se le disminuyen los ingresos a la persona una vez hace el tránsito de la condición de trabajador activo a la de  pensionado.

-Así por ejemplo, un trabajador que haya cotizado siempre sobre el equivalente a dos salarios mínimos legales ($ 1.475.434), tendrá una pensión de $ 951.010, pero sólo recibirá $ 836.888, dado que a la primera cifra se le deberá restar el 12% por concepto de aportes para salud.

$ 1.475.434 / $ 737.717 = 2

2 X 0.5 = 1.0

65.5 - 1.0 = 64.5%

$ 1.475.434 X 64.5% = $ 951.010 que sería el valor de la pensión.

$ 951.010 x 88% = $ 836.888 (descontado el 12% por concepto de aportes para salud)

- Otro ejemplo, un trabajador que haya cotizado siempre sobre un sueldo equivalente a tres salarios mínimos legales ($ 2.213.151), tendrá una pensión de $ 1.246.446

$ 2.213.151 / $ 737.717 = 3

3 X 0.5 = 1.5

65.5 - 1.5 = 64%

$ 2.213.151 X 64% = $ 1.416.416 que sería el valor de la pensión.

$ 1.416.416 x 88% = $ 1.246.446 (Descontado el 12% por concepto de aportes para salud)

- Y un ejemplo más, un trabajador que haya cotizado siempre sobre un sueldo de cuatro salarios mínimos legales ($ 2.950.868), tendrá una pensión de $ 1.648.945

$ 2.950.868 / $ 737.717 = 4

4 X 0.5 = 2

65.5 - 2 = 63.5%

$ 2.950.868 X 63.5% = $ 1.873.801 que sería el valor de la pensión.

$ 1.873.801 x 88% = $ 1.648.945 (Descontado el 12% por concepto de aportes para salud)

Los ejemplos anteriores nos permite ver cómo se desploman los ingresos del trabajador al pensionarse, pues de ganar $ 1.475.434, pasa a recibir $ 836.888; de devengar $ 2.213.161, pasa a recibir $ 1.246.446; y de ganar $ 2.950.868, para a percibir $ 1.648.945

Y qué tal el caso del trabajador que siempre cotizó sobre 8.13 salarios mínimos ($ 6.000.000) y pasa a recibir $ 3.690.000

$ 6.000.000 / $ 737.717 = 8.13

8.13 X 0.5 = 4.0

65.5 - 4 = 61.5%

$ 6.000.000 X 61.5% = $ 3.690.000 que sería el valor de la pensión.

$ 3.690.000 x 88% = $ 2.247.200 (Descontado el 12% por concepto de aportes para salud)

Así las cosas, es necesario que entendamos que la pensión no reemplaza al salario, que no es lo mismo estar trabajando que estar pensionado, que la pensión es apenas una ayuda que nos  permite sobrevivir, y sobre todo, que con la llegada de la pensión nos cambia la vida … ¡ y de qué manera!

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión? Manténgase Informado.