Los celos como causal de divorcio

¿Los celos son causal de divorcio o cesación de efectos civiles de matrimonio eclesiástico? 

Sin entrar en los pormenores del intríngulis que pudo o no, dar origen a una Sala de Revisión de Tutelas integrada por dos Magistradas y un hoy cuestionado Magistrado de la Corte Constitucional, por las razones adicionales que fueran, y que en un doble play revoca Sentencia de Tutela proferida por el 11 de octubre de 2013 por la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, que a su vez había confirmado la dictada el 11 de septiembre 2013, por la Sala de Familia del Tribunal Superior de Bogotá que había declarado improcedente la acción de tutela contra sentencia judicial, dejando sin valor ni efecto sentencia del Juzgado 4º de Familia de Bogotá dentro del proceso de divorcio que fuera desfavorable a la actora funcionaria de la “Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía General de la Nación”, para que en su lugar se profiriera una nueva sentencia favorable a esta, selección de tutela que aun causa resquemor en la suerte de la favorecida, cuando cientos de tutelas previas de mujeres humildes en peores circunstancias que no laboran en estas oficinas claves de la Fiscalía, fueron ignoradas y solo quedaron en el bulto del archivo, continuando sometidas a su propia suerte.

Si, hacemos referencia a la Sentencia T-967 de 2014, por la cual la Corte Constitucional, efectuó quizá la más extensa referencia a la problemática de la Violencia Doméstica y el maltrato hacia la mujer caracterizado por un estado de “celos enfermizos y agresivos de la pareja muestra de malos tratos psicológicos”, para terminar ordenando al Juez 4º de Familia de Bogotá, cambiar su decisión e  indirectamente, como se ha considerado, injertar  una causal adicional a las nueve previstas en el Artículo 6 de la Ley 25 de 1992, cuando fácilmente, sin tanta alharaca, esta referencia responde a las previsiones de la Causal 3ª: “Los ultrajes, el trato cruel y los maltratamientos de obra”, que a su vez, aunque con anterioridad, obedecen armónicamente a los lineamientos de la Ley 294 de 1996 o Ley contra la Violencia Intrafamiliar como tuvimos oportunidad de delimitarla en su oportunidad .

En este orden, consideramos que los celos, por muy patológicos o enfermizos que sean, no constituyen causal autónoma de divorcio, porque las Sentencias de Tutela de la Corte Constitucional no tienen la facultad de modificar las leyes, sino insistimos, se encuentran dentro de la previsión de la Causal 3ª ya en comento, otra cosa es que el abogado de la actora no logró probarlos y bueno, las cosas, por las razones casuales o no, llegaron hasta donde se conoce que están.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.