Los costos financieros de una mala política de recursos humanos

El recurso humano es uno de los factores más desatendido por muchas empresas, con la falsa creencia de que así se pueden evitar ciertos costos, lo cual resulta falso.

Buena parte de las empresas basan la administración de sus costos en el recurso humano. Es allí donde recortan presupuesto y plazas de trabajo cuando hay una crisis, o simplemente cuando los accionistas quieren un mayor retorno sobre su inversión.

Esas políticas que fueron pensadas para minimizar costos, con el tiempo logran el efecto contrario, aunque el empresario suele hacer caso omiso a esa realidad y se empeña en seguir implementando lo que ha fracasado.

Las malas políticas sobre el personal, conllevan a que este se desmotive, que no sea productivo, que entorpezca el normal desarrollo de la empresa o hasta se vayan a extensos paros.

La productividad que brinda un empleado competente con unas condiciones acordes a sus expectativas y capacidades, puede ser más alto que el costo financiero de mantenerle unas condiciones ideales.

En cambio, el costo operativo y financiero de tener un empleado mal remunerado, frustrado y hasta disgustado con la empresa, es más alto que lo que se puede ahorrar teniendo al empleado en esas condiciones.

Anteriormente tratamos acerca de lo importante de considerar al empleado como un activo de la empresa y no como un simple gasto o costo de producción, puesto que es el personal el que permite a la empresa funcionar; son los empleados los que administran los recursos de la empresa, y la calidad de esta administración puede tener un relación directa con la percepción que tenga el empleado de la empresa, du su trabajo y de sus condiciones.

El costo financiero de un empleado inconforme por lo general no es medido en ninguna empresa, puesto que muy pocas empresas tienen estadística y sistemas que permitan medir o valorar estos efectos, por la sencilla razón de que no la consideran importante.

Es muy importante la productividad y competitividad que alcanza una empresa cuando sus empleados se sienten comprometidos con ella, cuando se sienten parte de ella, cuando hablan con orgullo de ella; estos factores pueden ser captados inclusive por los clientes de la empresa lo cual mejora su imagen y la percepción de la empresa en la sociedad.

Todos estos aspectos pueden ser medidos en términos económicos, y si la empresa no le presta atención, es un valor que se pierde y que puede tener un gran efecto en la realidad financiera de la empresa, aunque en muchos casos, esto no se documente.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.