Los gastos personales también se deben presupuestar

Las finanzas personales son un asunto muy serio, y deberíamos ser más cuidadosos a la hora de administrarlas.

Parece que para la mayoría de las personas, las finanzas son asunto que no les compete, así que suelen ignorar los preceptos más básicos y elementales de estas.

El mundo de las finanzas, nos enseña que tanto los ingresos como los gastos se deben presupuestar, y en especial los gastos, algo que la mayoría de la gente no hace.

La improvisación a la hora de comprar, nos lleva a gastar más de lo que podemos, a comprar cosas innecesarias, o que simplemente no son oportunas.

Cuando se fija un presupuesto, podemos definir claramente cuáles son las prioridades, de modo que la prudencia en el gasto no afecta la calidad de vida, puesto que con una adecuada planeación podemos asegurarnos los bienes y servicios necesarios.

Comprar por impulso, es un hábito que hace mucho daño. Quizás una de los mayores riesgos que nos lleva a comprar por impulso y naturalmente a comprar cosas que no son tan necesarias, o al menos no están dentro de las que nos podemos costear sin afectar nuestras finanzas, es cuando tenemos en nuestro bolsillo las tarjetas de crédito o débito.

Si tenemos una tarjeta de crédito, sería saludable no llevarla consigo, puesto que eso evitaría el impulso irresistible de comprar algo que nos llama la atención.

Cuando se tiene a la mano una tarjeta de crédito, compramos como si nunca tuviéramos que pagar, como si estuviéramos comprando de contado, situación que nos lleva a exceder nuestra capacidad de pago. Definitivamente las tarjetas de crédito son una trampa mortal para nuestras finanzas y deberíamos evitarlas, o al menos ser muy estrictos y conservadores en su manejo.

Otra ventaja que nos permitimos cuando hacemos un presupuesto juicioso y serio de nuestros gastos, es la posibilidad de aprovechar mejor las promociones. Muchos almacenes para determinadas fechas ofrecen importantes ofertas, ofertas que no nos deben llevar a comprar lo innecesario o inútil, sino a comprar lo que habíamos presupuestado.

Y es que hasta las ofertas del comercio se pueden presupuestar, se pueden anticipar con mucha facilidad, de modo que si adquirimos un hábito sano en el manejo de nuestras finanzas, obtendremos un doble beneficio.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.