Los impuestos y la competitividad de un país

Por

En una economía globalizada, un país es una unidad económica como una gran empresa, y al igual que una empresa, un país puede ser más o menos competitivo que los demás, y los impuestos son un elemento que afecta esa competitividad.

La carga tributaria en Colombia es alta, tanto para las empresas como para las personas naturales, lo que lleva tanto a empresas como a personas a desinvertir y mover su capital hacia países con sistemas tributarios  más competitivos, algunos tan competitivos que los otros países menos competitivos los han denominado paraísos fiscales.

Un estado debe ser una inversión para sus residentes, sean personas naturales o jurídicas, y en esa medida el estado debe procurar que las inversiones de sus residentes le sean rentables, pues si no es así, invertir en ese estado no es negocio.

El ser humano por lo general no trabaja por placer o por diversión, sino que lo hace con el objetivo de mejorar su calidad de vida, con el objetivo de obtener ganancias, y si encuentra que el estado le confisca sus ganancias, sencillamente encuentra ilógico seguir trabajando, y si le es posible lo hará en otro territorio donde su trabajo le brinde mejores frutos.

Los ciudadanos constituyeron al estado de modo que el estado se debe a los ciudadanos y no al contrario, de suerte que es el estado el que tiene obligaciones con los ciudadanos y no estos con el estado, y para una mente razonable, que el estado se apropie del fruto de su trabajo es algo que no tolera de buena gana y tal vez decida que es  mejor migrar a otro sitio donde el fruto de su trabajo no le sea arrebatado, o al menos que lo sea en menor medida.

Cuando las personas hacen cálculos se encuentran que por medio de múltiples figuras el estado se apropia de aproximadamente el 70% de las ganancias de su trabajo, y si por alguna razón hace algo mal, el estado por medio de sanciones e intereses leoninos le confisca no solo el 100% de lo ganado sino buena parte de su patrimonio, o en algunos casos, todo. En esas condiciones es entendible que las personas no quieran invertir en un país donde le pueden quitar lo ganado en toda una vida de trabajo.

Y si a lo anterior le sumamos que el dinero que el estado le arrebata a sus residentes lo despilfarra o se lo roba, y por tanto no le retribuye a quienes lo financiaron con una calidad de vida aceptable, surgen para el ciudadano las razones morales para no pagar impuestos, o para abandonar el país.

Pagar por un producto o servicio y no recibirlo. ¿Estafa?

El ciudadano trabaja para obtener unos ingresos con los cuales procurarse calidad de vida (salud, educación, transporte público, etc.), y  esa calidad de vida se compra al estado quien cobra por ello mediante la figura de los impuestos, y si el ciudadano paga por algo que no recibe, es lógico y natural que no quiera seguir pagando.

¿Por qué he de pagar por un servicio que no me suministran o me lo suministran de mala calidad?

¿Si yo le compro un carro a un concesionario y este nunca me lo entrega o me lo entrega en mal estado debo seguirle comprando o pagando?

El ciudadano le compra al estado un servicio, y este no lo sumisita, y aun así exige que le sigamos comprando, y algo así no se puede llamar de otra forma sino una estafa continuada, por tanto, es apenas natural que un ciudadano no quiera pagar al estado cuando el estado lo defrauda año tras años. Es un principio natural.

El ciudadano como cliente

El punto es que el estado debe ser competitivo de cara a sus residentes. Cada estado debe competir con los otros estados para ofrecer la mejor satisfacción a sus residentes (¿Clientes?), y si no lo hace, esos residentes, que podemos llamar clientes, tienen todo el derecho a buscar otro proveedor de servicios y bienestar.

Y es lo que hacen las empresas y las personas naturales de altos ingresos, y es lo que está sucediendo actualmente en Colombia, donde muchas empresas y personas adineradas ya se fueron a otro país que les retribuye mejor por sus riquezas: le prestan mejores servicios por un menor precio. Léase menores impuestos y mejor calidad de vida.

Y es algo que nuestros gobernantes nunca han entendido. Cada gobierno que llega lo único que tienen en mente es una reforma tributaria en la que los impuestos se incrementan, es decir, le suben el precio a los ciudadanos por unos servicios que nunca prestan, y el resultado siempre es el mismo: más empresas y personas huyen, es decir, el estado pierde más y más clientes.

Cobrar más al que se queda por el que se va.

Si una empresa pierde un cliente, no puede cuadrar sus cuentas cobrando  más a los clientes que le quedan, pues el resultado infalible es que perderá más clientes, y asombrosamente es exactamente lo que el gobierno hace.

Cuando una empresa empieza perder clientes, lo que debe hacer es mejorar sus productos y servicios y en lo posible cobrar menos por ello, y un estado no debe ser diferente. ¿Es tan difícil de entender?

En razón a la política de precios del estado, las empresas y personas con más recursos se van en busca de un mejor proveedor, por lo que al final el estado se queda con los clientes que no tienen recursos para irse  a otro  proveedor (país), e irónicamente es otra manera menos directa de acabar con los ricos y quedarnos con los pobres o volvernos a todos  pobres, y es lo que ha hecho que durante siglos muchos países continúen en el atraso y la pobreza, y así seguirán hasta que sus gobiernos no entienden que el estado debe ser competitivo para que empresas y personas con recursos se queden, o lleguen a invertir.

El estado debe tratarnos como clientes, y en esa medida debe cumplir su parte en el contrato social que nos mantiene unidos como estado, y su parte no es otra que suministrarnos los servicios por los que estamos pagando, y si no es así, como parte cumplida podemos demandar el incumplimiento del contrato y liberarnos de la obligación de seguir pagando.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

11 Opiniones
  1. Silvio Erazo Dice:

    Este articulo se debe difundir por todos los medios de comunicacion, nacionales y regipnales, a ver si se convence a los ladrones de la patria que son ellos los que tienen quebrado al pais.Muy bien porel autor y por hablar tan claro.

    Responder
  2. Gina Bohorquez Dice:

    Excelente! Muy buen artículo!

    Responder
  3. luisenino Dice:

    El problema es que sea el político que sea, su interés de lograr ser elegido es precisamente obtener una ganancia personal.

    Responder
  4. Pinky Dice:

    Estoy de acuerdo con el señor Silvio Erazo.
    Es posible difundir este artículo tan acertado?

    Responder
  5. Mario Vásquez Colón Dice:

    Toda la razón. Cómo catedrático siempre he sostenido que el Estado debe manejarse y comportarse como una empresa. Pero no sucede. Ahora bien, la actividad económica del Estado tiene su inicio cuando se apropia de los recursos y riqueza de los particulares y las empresas mediante los impuestos en forma coercitiva y tiende cómo manto de justificación una prestación pecuniaria por parte de todo. Sin embargo cada gobierno impone más gravámenes que jamás cumplen su fin, ni con una función fundamental de la hacienda pública como la redistribución de los ingresos. Sencillamente nadie desea regalar su riqueza o patrimonio para que araganes del poder lo obtengan y darse la buena vida y la riqueza que mucho han acumulado toda la vida. No hay derecho. Es una estafa? Desde luego que sí.

    Responder
  6. Gabriel Dice:

    La falta de valores humanos de los Colombianos es lo que hace que seamos uno de los paises mas desiguales del mundo.
    Mientras no dejemos de lado la tal "malicia indigena"(que no es mas que tumbar al otro),nunca dejaremos de ser un pais pobre.
    Este pais no se cambia solo cambiando leyes,o realizando reformas tributarias,a esto hay que agregarle que cambiemos nosotros por dentro,a no ser tan egoistas,a que respetemos al otro,a que respetemos las normas.
    Los paises mas desarrollados del mundo son donde mas la gente respeta las normas y los mas pobres son donde la gente menos lo hace,en estos ultimos esta Colombia.

    Responder
  7. Felipe Dice:

    Solo una cara del problema, pero entre paises del mismo nivel o mas desarrollados, somos uno de los de mas bajo recaudo sobre el PBI. Tenemos indices de evasión hasta del 40% del recaudo potencial. Asi que el problema es tanto de l estado como del contribuyente. Aqui no hay cultura tributaria, y asi, se invirtieran bien esos recursos siempre habra una disculpa para no hacerlo.

    Responder
    • Andrés Dice:

      ¡No entendiste!

      Responder
  8. Marcial Ortiz B. Dice:

    Quisiera ver si este gobierno, como garante de turno del "contrato social" cumple con su parte contractual y redistribuye las grandes riquezas que recibiran producto del injusto cobro de impuestos.

    Responder
  9. sebastian Dice:

    Que buen artículo.... excelente !

    Responder
  10. Andrés Dice:

    ¡Magistral columna! ... expresó el sentimiento que tengo desde mi declaración de renta hace una semana atrás (22/08/2018).

    Hace años sigo las publicaciones de gerencie.com día a día. Entendí la injustificada legislación laboral para el empresario gracias a los artículos y columnas del Dr. Alonso Riobó Rubio. Siendo así, decidí cambiar el modelo de contratación laboral y no contratar personas sino más bien hacer automatizar casi todos los procesos y SÍ es posible. Desde hace 3 años que voy en ese proceso, no ha sido fácil pero estamos positivamente en ese proceso.

    Este año debí presentar mi declaración de renta y ante todo sentí lo injusto que era... yo de Colombia no recibo absolutamente nada! ni desde mi determinación. Y todo los servicios que me "presta" TODOS los tengo que pagar, IVA en los productos que compro, me retienen por los servicios que presto, impuesto a rodamiento por rodar por las calles, impuesto de semaforización, alumbrado público, recolección de basuras, energía, agua, comunicaciones, educación, salud.
    Inclusive ni siquiera puedo decir que seguridad, una vez fui extorsionado por dos policias en la calle, por una falta que hice, me hicieron sacar plata de un cajero. Una vez el transito, por parquear mal se llevaron el carro, fue TODO un día gestionando para sacar el carro, cuando la policía de carreteras te detiene, no es por tu seguridad, ellos tienen la intención de ver que incumples para sancionarte o confiscarte.

    Siendo así debí declarar y pagar... al final me sentí mal. Pagar algo que pago siempre, y ese dinero es para que se lo roben los políticos.

    Conclusión: ahora estoy mirando tanto las cuentas y constitución de sociedades Offshore. Porque al final, puede ser mejor negocio salir de éste país.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.