¿Los mercados financieros son irracionales?

Los mercados financieros desde tiempos históricos han mostrado un comportamiento que podría calificarse como irracional. Por ejemplo, durante siglos han repetidos los mismos errores que de cuando en cuando los llevan a crear una burbuja para luego terminar casi todos arruinados. Parecen incapaces de aprender de sus propios errores.

Los mercados financieros, meramente especulativos y basados principalmente en las emociones, temores y ambiciones del ser humano, de vez en cuando nos sorprenden con unas decisiones que cuesta creer que alguien razonable pudiera tomar.

Por ejemplo, desde hace un tiempo atrás, y como respuesta a la crisis de confianza que han experimentado casi todos los países europeos, los inversionistas (léase especuladores), se han mostrado reacios a invertir en países como Grecia, España, Italia e Irlanda a pesar de que los títulos de deuda emitidos por estos países están muy bien remunerados gracias a la prima de riesgo que ha crecido como espuma.

Y a pesar que la deuda emitida por la mayoría de los países europeos  pagan altos intereses para compensar ese alto riesgo que se supone representan sus economías, muchos inversionistas han preferido no comprar deuda de esos países y en su lugar comprar deuda al más rico de los países europeos: Alemania. Lo que llama la atención es que Alemania paga muy pocos intereses por su deuda, es más, no paga intereses, espere un momento, es peor aún, ofrece intereses negativos, es decir que el inversionista en lugar de tener o esperar algún beneficio comprando deuda alemana, perderá dinero, no mucho, pero perderá. Por ejemplo, el tesoro alemán ha informado que colocó recientemente deuda por 2.730 millones de euro a un interés del -0,0085%.

Que un inversionista prefiera de antemano perder dinero por comprar un titulo de deuda es una decisión un poco difícil de entender bajo los principios del sentido común. Aunque por supuesto ellos tendrán razones de peso para decidir perder un poco de dinero en lugar de arriesgar mucho en otro país que según las calificadoras de riesgo tienen alguna probabilidad de incumplir sus compromisos.

En todo caso, parece poco razonable invertir en títulos que ofrecen rendimiento negativo. Seguramente un empresario, ese que trabajan duro en la economía real, dirá que  invertir con rendimientos negativos representa un costo de oportunidad altísimo inasumible para él, máxime cuando la economía real ofrece opciones  de inversión mucho más prometedoras, así se al largo plazo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.